Por poco y me quedo sin hermana…

Cuenta la historia que mientras caminaba mi pequeña hermana a paso acelerado por una conocida avenida de mi ciudad, se encontró de frente con una persona a la que no conocía, por lo que no interesa contarlo en esta historia. Así, de esta misma manera se encontró con diversas personas a las que no conocía, porque es una ciudad grande y las avenidas son muy concurridas, pero si me pongo a contar cada encuentro, esta historia no termina jamas, ademas de hacerla sumamente aburrida.

Al llegar a una esquina, siguió su camino hacia adelante. Y esto es sorprendentemente curioso, porque ella iba hacia el frente, y no hacia otra calle.

Continuó caminando cuando sorpresivamente consultó la hora a su reloj, y al no obtener respuesta de este, se vio obligada a mirarlo. Comprobó así, que tenia mucho tiempo de sobra para caminar frente a personas desconocidas, y no doblar por esquinas. Así que disminuyó su paso, llegando súbitamente al final de otra esquina.

En ese lugar, y aqui viene la parte aburrida de la historia, un cable de esos que se ven en los postes, se desenrrolló a una increible velocidad moviendose en los aires dando latigazos sorprendentes, cual cobra atacando a una presa y soltando chispas amarillas de electricidad.

En ese lugar, y al medio de la calle, se encontraba un Carabinero dirigiendo el tránsito, y mientras el cable electrificado enloquecido, bailaba a su alrededor, lo rodeaba por ambos costados, espalda y frente sin tocarlo.

El asustado carabinero respondió con un adrenalínico gesto que puede compararse solamente con sacarse una mosca de la nariz. Sin perder en ningún momento su compostura y prestancia, mientras los 7 infiernos se desarrollaban a su alrededor.

Finalmente, y como el transito estaba detenido por este impávido oficial, el cable asesino y psicópata dio contra un auto de los que se encontraban detenidos, y al contacto con este, misteriosamente por una razón que la ciencia aun no ha conseguido explicar, produjo la explosión simultanea de todas las ventanas de este vehículo para gran alegría, algarabía y regocijo de sus ocupantes.

Se detuvo el caos, se reanudo el transito, y si mi hermana no hubiera consultado su reloj, este post hubiera comenzado de manera diferente. Mas o menos asi:

Me quedé sin hermana.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s