Miish, miren la patuda!

Me pidieron que sacara a la kleine para afuera un rato, para que se pegara sus meadas y soltara unos mojones por ahi en el pasto y no adentro de la casa. Yo ya me estaba abrigando y poniendo pantalones y zapatos para caminar unos 20 minutos con la perla para “descargar el arma”.

Abro la puerta, y sale ella. Camina dos pasos, para el poto, encoje las patas, se medio sienta, hace lo suyo y se mete de nuevo para la casa.

Poco le falto a la patuda para sacar el puro poto por una ventana, porque hacia mucho frio. Ahora va a dormir en mi pieza… para ver como se porta digo yo…

Todo porque ella ahora es la reina, pero es porque el angelito ya esta en el cielo.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

Anuncios

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s