Despues del postre…

Fui a ver a la Andy, porque ella formo parte de ese cada vez mayor porcentaje de personas que trabajan durante navidad.

Ahi estaba en su Pub, atendiendo a sus clientes en sus mesas. No me quede mucho rato porque no queria interrumpir, asi que me fui a mi casa.

Como eran casi las 3 de la mañana, del 25 de diciembre, me fui mas tranquilo y despacio que de costumbre, caminando por las calles vacias y muy silenciosas. Con las pocas personas que me tope, en vez de pasar como costumbre, intercambiamos saludos navideños esporadicos que marcaban mucha diferencia.

Tome un colectivo, que me deja a 5 o 6 kms de mi casa, caminando por la carretera. Y de nuevo, una luna llena en el cielo, nubes alrededor que se ven iluminadas desde arriba, silencio, viento suave y tibio, y en ese momento confirmé que nunca me siento mas acompañado que cuando estoy solo.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s