Bueno ya esta, dormi!

En algun momento de la existencia del universo comente que podria salir un viaje hacia el mar, y en aquel momento, tanto como en el momento de la partida era en realidad, bastante improbable. Y es necesario decir, que hasta incluso el momento del regreso, no acertaba a creer en la probabilidad del viaje.

Ahi estaba yo, solo. Con mi mochila y mi cara de idiota en un terminal de buses, de tantos que hay en el mundo entero, mirando la hora, porque solo en teoria, un bus partiria hacia Puerto Saavedra, en dos o tres minutos como maximo.

Y dentro de esos cortos segundos, solo podia pensar en un fracaso inevitable y total.

A lo lejos, y entremedio de un monton de gente, aparece un conglomerado de pelos y cosas tratando de caminar entre la muchedumbre.

Era la andrea.

En menos de 5 minutos estabamos instalados arriba del bus, y no sabiendo aun como, moviendonos! Ya no habia forma de arrepentirse, y la suerte estaba echada.

Sea como sea, ibamos arriba de un bus, a un lugar que no conociamos bien, a hacer algo que no estaba claro, quedarnos en un lugar aun no determinado, comer lo disponible y sobrevivir basados en un poco definido y muy misterioso concepto que muchos llaman.

SUERTE.

Bueno, esa era la gracia… no?

Se detuvo el bus, y se bajo el chofer. Por supuesto a la Andy se le quedo un gorro arriba, y despues de mucho rato de haberlo ido a buscar, se acordo que tambien se quedo su bolsito con toda la plata… babosa.

Ahora venia la parte mas complicada. Operacion encubierta “alojame papa” Pensabamos que tendriamos que golpear las puertas de los residentes para que alguno se compadeciera de nosotros pero no… no fue tan asi.

Estaba lleno de alojamientos, hosterias, piezas, pensiones, hostales y cabañas! Y los dueños respectivos que alcanzamos a conocer, se hubieran puesto a pelear a puñetes para que los eligieramos a ellos.

Conocimos y rechazamos los mas lugubres, tetricos, hediondos, ruinosos y destartalados alojamientos, hasta que llegamos, quiensabe si sin querer, quizas guiados por las alas de un angel, hacia una señora, por cierto dueña de un complejo de cabañas para viajeros.

Entramos y nos maravillamos. La respuesta fue mutua.

AQUI.

En esta zona, existe la no mal llamada “cordillera de la costa” y curiosamente a pesar de la confusion del nombre, es precisamente… una cordillera en la costa. Eso quiere decir, que gran parte de las playas se encuentran encajonadas por cerros y montes.

Asi que si uno es vivaracho, los sube y mira todo el mar, desde las alturas.

Es lo que hicimos.


Marcianito

Hace 45 años atras en ese lugar, se produjo un horrible terremoto en el fondo del oceano ( hasta menos de un año fue el mas fuerte que se ha sentido en la tierra ), tan enorme y destructivo que no se pudo medir su intensidad en ninguna escala telurica y su efecto submarino fue tan fuerte, que provoco que el mar retrocediera varios kilometros hacia atras.

Afortunadamente la gente en ese lugar y en esa epoca era muy “vivaracha” ( ya explique lo que era eso ) y se dio cuenta que si el mar retrocedia tantos kilometros, nada bueno podia pasar. Asi que huyeron como inmundas almas que los persigue el demonio, y se refugiaron a los cerros que se encuentran en la cordillera de la costa ( tambien dije que era eso ).

Eso los salvo enormemente, porque despues de un rato el mar volvio. No volvio tan lentamente como se fue, sino que lo hizo en tres tiempos. Y cada tiempo era una enorme ola de mas de 30 o 40 metros de altura a una enorme velocidad, que se llevo ciudades enteras al mar.

Ese fue el terremoto del año 60.

Muy pocas personas murieron, y las que no sobrevivieron, fue porque no quisieron creer en el poder de la naturaleza ( como muchos en la actualidad ) y se encadenaron a los arboles. Cuando hubo pasado el desastre, la gente que bajo de los cerros, los encontraron aun, encadenados a los arboles, pero varios kilometros de distancia de donde estaba el arbol original.

No hemos aprendido de nosotros, y es una prueba que no lo haremos jamas. Cerca de 300 mil personas murieron por el mismo efecto, causado por una fuerza similar. Quizas si hubieran estudiado un poco de historia…

Ahi estabamos parados nosotros, en el mismo lugar del desastre. Y en el paisaje todavia puede verse el rastro que dejo el mar cuando volvio y arraso con cerros, playas, bosques y ciudades.


Que chocante el contraste

En esa misma playa, corrimos y arrancamos de las mismas olas de las que corrio y arranco la gente que vivia tanto en ese lugar, como en la costa de asia, claro que a una escala muy diferente… Nosotros eramos los grandes, y los poderosos.

Que increible y pequeños somos todos, cuando la naturaleza nos demuestra quien manda en realidad….

Y ahi mismo nos quedamos, esperando que bajara el sol y se sumergiera en el mar. Que inteligentes y observadoras debieron haber sido algunas personas de la antiguedad que sabian que la tierra era redonda, si yo lo se porque me lo enseñaron y porque lo he visto en los mapas…

Pero si no me lo hubieran enseñado… para mi la tierra es plana y el sol se sumerge en el mar.

Y DE QUE FORMA LO HACE!


Marcianito

Ni siquiera la intensidad y cantidad de fotos que tome no representa ni siquiera un pequeño porcentaje de los colores y las intensidades de ellos entremedio del mar y de las nuves. Seria una falta de respeto hacia ustedes y a la madre naturaleza tratar de mostrarles estas fotos y decirles:

Esto es lo que vi.

Al otro dia, subimos otro de los cerros decidos a ver hundirse el sol, pero esta vez desde la altura. Pero un telon de nubes, estuvo decidida a cortarnos la funcion.

Lamentable y tristemente solo pudimos ver este “horrible y poco atractivo” momento en la historia de un ciclo solar.

Llego la noche, el frio, el hambre y las estrellas. Como yo habia hecho una practica demostracion sobre mi estupida y ridicula forma de ser, estaba todo mojado…

…tuve que ponerme pantalones de mujer!

Pero me quedaron re-bien, y me veia linda. Si hubiera sido mujer, hubiera tenido muchos pretendientes.

Estuvimos sentados en la playa varias horas, mirando en el cielo millones de estrellas que se perdian infinitamente en el negro del mar, sobre la espuma blanca de las olas que desaparecia bajo nuestros pies.

No importa cuanto tiempo pase, se y estoy seguro de algo.

Se que nunca en mi vida lo voy a olvidar.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s