Que tanto eres tu de ti?

Ahora, de “grandes”, caminando por ahi derrepente me he encontrado con algunas personas que cuando eramos chicos estando en el colegio, para ellos, yo no tenia ningun brillo, ningun interes. Mas aun, el sentimiento era de una involuntaria e incomprensible, en ese entonces, muy justificada aversion.

Era el tiempo en que la popularidad importaba. Bueno, todavia le importa a la mayoria, pero en ese momento, tambien me importaba a mi.

Era el tiempo en que si no tenias amigos, no eras popular, y no podias tener amigos, si no eras popular. La solucion estaba en ser popular para tener amigos, pero para ser popular, debias conseguir amigos. Que ilogico, pero ciertamente correcto.

Un circulo idiota y eterno.

Resumiendo, para tener amigos, no puedes estar solo. A la gente no le gustan los marginados.

Que quedaba?

Conseguir que una persona tan impopular o marginada como tu, quisiera ser tu amigo. Y era la unica opcion que tienes para ser amigo de alguien, por lo que te aferras a esa tabla podrida en el medio del mar.

Es asi como me rodee de vagos, enfermos y raros.

Ya no estaba solo, pero consegui al fin destrozar definitivamente mi proyecto de popularidad. Me resigne a mi condicion, asumi que no lo conseguiria y por fin, ante las miradas de desprecio y peyorativas de las personas populares, finalmente…

… me sentí a gusto en mi marginalidad.

Descubri que la mayoria de las veces las personas no saben en realidad quienes son, que andan probando tantas cosas, pero siempre temiendo muchas veces el error y la falla que los haga ver debiles, comunes y normales, perdiendo así esa fragil estabilidad que los hace verse personas especiales y rodearse de amigos hipocritas y falsos.

Por eso es que se rien estrepitosamente, muchas veces de nada, escuchan todos la misma musica para sentirse parte del grupo, se visten todos de la misma manera, corren en autos, la mayoria de las veces ebrios para conseguir admiracion, se masacran a golpes con otras personas por motivos que ni siquiera importan, buscan a todas las mujeres posibles, denigran a las que se les rechazan… porque son bacanes.

Se dan cuenta que no tienen valor, pero no saben que el valor mas grande de todos, es el que tratan de esconder, porque justamente eso es, el mas grande motivo de debilidad de una persona.

Asumir su debil insignificancia.

Elegí lo mio, y me di cuenta que nunca estoy mas acompañado que cuando estoy conmigo mismo. Aprendí que no tengo que aparentar ser nadie, ni hacer nada que no quiera, porque nadie vale tanto la pena, como yo mismo.

Hoy veo a esas personas tan ridículas que alguna vez admiré, y hoy ellas me admiran a mi. Hoy se acercan, me dan la mano y me sonrien, porque de alguna u otra forma, comprenden que al final era “un loco tela”.

La individualidad es de cada uno, un proceso lento y lleno de dolor, pero los frutos de tu crecimiento ciertamente valen la pena.

Podras elegir a tus amigos, y si no encuentras ninguno digno de ti, puedes elegir estar solo, y tu vida y la forma en que la llevas, no varia en nada, porque no te interesa con que sucia vara te midan los demas.

Porque tu te has medido con la mas exigente de todas las varas:

La vara de tu unica, hermosa e invaluable exclusividad.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s