Caspitas!

– Pssttt…!

Era la guitarra que me llamaba.

Y yo… miro a mi alrededor, y fui. Estaba enchufada a un amplificador, y el amplificador, increible y maravillosamente, se encontraba enchufado.

– Tate dije yo, esta es la mia. Alguien la dejo aqui para mi.

Y no habia nadie para enojarse… asi que encendi el amplificador y me puse a tocar. Empezaba a sentirme a gusto, toque un par de cuerdas, ya empezaba a subir el volumen cuando derrepente…

– TOING!!!

Tate que salto una cuerda!

No miré la guitarra, mire para el lado para ver si alguien me habia visto, y solo vi a un guardia con cara de idiota que se paseaba paveando. Despues miré la guitarra, puse cara de huevon y apague el amplificador. Despues la deje en su pedestal y puse la misma cara del guardia.

Me confundí con su cara y pasé piola.

Obvio, puro camuflage.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s