Ya esta…!

Debo contar ya, lo que es un echo innegable:

– Me tire al rio.

Sin importar lo helado, ni ancho, me moje las patitas y me meti entero no mas, a lo william wallace. En realidad me tiré hace bastante tiempo, pero no lo habia asumido en toda su envergadura.

Me voy al extranjero. 

Pero no se pare nadie… me voy solo por un tiempo, a trabajar. Bueno, por lo menos esa es la idea… veremos que es lo que pasa. Lo habia decidido hace tiempo, la verdad no se cuando, pero estaba pensando que naci con esa decisión.

Mi intencion es irme a Canada, aunque por lo visto trabajar en estados unidos se me haria mas facil, y tengo que decidirlo hoy. Curiosamente, en este momento me encuentro sentado en el suelo del registro civil, esperando que avance una enorme fila para hacer el tramite para sacar mi pasaporte.

Llegue hace un rato atras, y estaban atendiendo al cliente numero D45. 45 minutos despues estan atendiendo al D49. Mi numero es el 55… pero no D, sino E! Faltan 110 personas antes de que me atiendan a mi. Estuve sacando las cuentas y por lo visto, si siguen asi, faltan unas 14 horas para que me atiendan. Esta llenisimo de gente, y hay un cabro chico que me acaba de robar mi lapiz. 

No se bien como empezo esta historia, ni siquiera cuando. Habia dicho ya que por lo visto naci con este irremediable y desenfrenado deseo de viajar. Supongo que no puedo decir una fecha, pero asumiré que comencé a planearlo formalmente el día que congele mi carrera.

Cuando congele, ni siquiera lo habia decidido. Sabia que congelar, me haria dedicarme con fuerza a este asunto ya que lo habia arriesgado todo, y todas las cartas ya estaban en la mesa. El problema esta en que cuando congelé, no tenia idea que las postulaciones ya habian terminado.

Problema fatal numero I.

Poseido por el factor de desesperacion alfa, me dirigi a la agencia, y me contaron que milagrosamente se habia abierto una ultima ronda de postulaciones en forma extraordinaria.

Solucion milagrosa al problema numero I.

Redacté una carta, que mas que eso, era una obra maestra, en la que sin dejar de decir completamente la verdad, hice de una historia completamente simple, y comun, un tema dramatico lleno de pasiones. Tenia que hacer que el gerente del supermercado me entendiera y me dejara volver a trabajar luego de haberme ido.

Problema fatal numero II.

El día de la entrevista con el jefe, descubrí que no estaba en realidad, preparado. Invoqué a los mas oscuros y antiguos oradores de la historia, a los grandes politicos de la humanidad, llameé con el pensamiento a los grandes lideres y por ultimo, me persigne, murmure en voz alta un pasaje de la tora, recorde otro del coran, y me incline en el suelo en direccion a La Meca…

… solo por si acaso y entré.

Se limitó a decirme que para mi caso especial, la única forma de plantearlo sería a través de una carta formal. Fue como si se apretara un botón mágico en algún rincón del universo. A la velocidad del rayo, saque de entre mis cosas, la carta que en ese momento brillaba ante nuestros ojos, y se la deslicé respetuosa y fulminantemente bajo sus narices. Solo me dijo que al volver me esperaba de vuelta en el trabajo.

Aprobé mi entrevista de inglés, fui feliz. En la misma entrevista me dijeron que tenía que estar estudiando para poder viajar, y nada de eso de andar congelado. Fui infeliz. 18 angeles después tenía mi certificado de alumno falsificado.

Fui feliz.

Fui al banco para comprar mis dolares y luego depositarlos en mi cuenta, en el mismo banco. Me los pasaron y tuve que ir a hablar con otra mujer gorda y obesa, que con tremenda sonrisa en la cara, me dice que mis dolares no sirven y que me los meta por el culo.

No dijo eso, pero lo pensó.

Rojo de algun sentimiento que aun no lograba identificar, parti donde el cabron que me los habia pasado, y de mala gana el hijo de padres me los cambia por otros que tenia guardados quien sabe donde.

Que se los meta por el culo el.

– Me largo a Canadá.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s