A santiago en tren!

Viajamos de frente en el tren. Se movia de los mil demonios y sonaba como un gatito tierno, siempre y cuando nadie abriera una puerta. En ese momento, los mil infiernos se desataban en la cabina, y desbarataban el silencio, como una pecera que explota en una biblioteca, tal cual, como pasaba en los campos silenciosos que atravesaba.

Fue un viaje fabuloso a pesar de que viajamos de noche. De todas maneras, como habia luna llena, los campos que hubieramos querido ver eternos y verdes, los veiamos fantasmales y plateados.

Llegamos a santiago a las 7 de la mañana… justo a la hora que dijieron que llegariamos. Eso es algo verdaderamente rescatable en chile… teniendo en cuenta que NADIE en chile llega a la hora a nada.

Todavia, un poquito choqueados por la despedida, pasamos una tarde bien linda, recorrimos el centro de santiago, aprovechamos y sufrimos, la repentina llegada y la despedida del inerme e infatigable verano descomunal.

Paseamos y recorrimos, y probamos helados, y compramos leseras.

Todo muy bonito.

Luego, todo fue desastres.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s