Se puede

Llegamos como siempre a las 7 de la manana y me instale en mi maquina. A las 7 y 15 ya habiamos terminado el trabajo. Asi que ya no tenia mas que hacer.

Y ahora que!?

Tenia la opcion de esconderme o buscar cualquier cosa para hacer y justificar mi contrato. Descarte la primera, porque aunque la fabrica era como un aeropuerto de grande, si me descubrian, podria adjudicarme poderosos enemigos.

Asi que tuve que buscar lo que sea para quedarme.

Y encontre una mesa donde estaban reordenando algunas revistas desordenadas. Y todos los que estaban ahi, estaban haciendo lo mismo que yo: Tiempo.

Una excusa para no ser enviados a la casa. Eran puros latinos y me sente con ellos con la esperanza de hacer algo util. Me di cuenta que todos alli estaban puro perdiendo el tiempo, y yo era el unico que trabajaba.

Me dio como una rabia justificada pensar en eso, porque gracias a esto, estos gringos de mierda, nos consideran un continente inferior, poblado de flojos, desocupados y vagabundos. Me dio rabia que se me encasillara con ellos, porque siempre pense que en mi pais, somos mejores que estos gringos, solo que con menos recursos y tecnologia.

Pero ahora no. Los gringos son terriblemente esforzados y trabajadores. Puntuales, eficientes y rapidos. Siempre estan haciendo algo y lo hacen bien. No pierden su tiempo conversando y respetan los tiempos de los descanzos. Y nosotros no tenemos por donde ganarles. Pero me dio como una humillacion sencilla que los gringos tuvieran razon, y nos vieran a todos como un solo pais del sur, lleno de ociosos sin educacion, buenos para nada.

Y estaba rumiando mi rabia, cuando derrepente me pare y dije en voz baja, yo no soy como estos y voy a marcar la diferencia.

Agarre mis cosas y parto a buscar al supervisor, lo cual equivalia a mi suicidio, porque le iba a decir que ya no tenia trabajo. Me iba a poner en evidencia. Pero tambien le iba a decir que queria hacer algo util, que queria trabajar, y que era una tontera si me mandaba para la casa. Pregunte por el y me dijeron que era un tal don javier, un mexicano. Puuta madre, dije yo, pero bien. Asi que me puse a buscar al hombrecillo. La fabrica es enorme y yo tan pequeño. Lo busque entre maquinas y bodegas, hasta que vi a un mexicano que yo conocia.

Los mexicanos son como una mafia aquí en estados unidos. Hacen los papeles falsos, contrabandean, lo controlan todo. Pero son super unidos y muy muy buenos con todos nosotros. Este tenia que saber donde estaba el supervisor.

– Disculpe, busco al supervisor.
– Yo!
– No, no. Yo lo busco.
– Que yo!
– Bueno, en fin.
– Y para que seria?
– Es que termine mi trabajo y busco cualquier cosa util que haga falta.
– Mira quedate aquí, que ahorita te busco algo para hacer y te vengo a buscar.

El era el famoso supervisor, y yo ni sabia.

Me gane un dia en la fabrica.

Asi que al rato estaba “feeding” o alimentando a la famosa “polybagger”. Que es un mounstro italiano de varias secciones. Es una maquina de produccion en linea. Esta al final de la linea de produccion.

Las revistas que se imprimen, las ponen en una maquina para que les peguen las hojas ( lo que hice el otro dia ) y luego de pegadas estan terminadas. Un fork lift, o apiladera, o montacargas, las toma y las lleva a la polybagger.

Y ahí me toco.

Tomas las revistas en paquetes de unas 20 y las dejas en un pocket. Tiene 3, y los 3 tienen que estar siempre llenos. Entonces de los poquet, las revistas pasan a la banda. Y ahí se juntan en lotes de 3 y luego pasan por un tunel de nylon, y luego mas alla, el tunel se cierra, se sella y luego se corta. Al final de la banda hay personas que toman las bolsas y las meten en sacos para que llegue el mismo montacargas y se las lleve a un camion.

Interesante.

Es igual que las maquinas de tom y jerry.

La nancy, la gringa gritona encargada de la maquina, me llevo al inicio de la banda y me dijo que me encargara de los dos primeros pockets y otro gringo se encarga del tercero. Siempre tienen que estar llenos o la maquina se atasca.

Entonces partimos. Tomaba los bloques de revistas listas y las ponia en los dos pockets tragarevistas, y se vacian rapido.

Es una maquina hambrienta y traga rapido. Estas echandole revistas a un pocket, cuando el otro ya esta vacio, y la maquina te pide mas!

Y corres a una velocidad ridicula tratando de mantenerla contenta. Y si te pilla, o se te atasca una revista, o te demoras, o se te acaban, la maquina se atasca entera y todos los que trabajan en ella, buscan a quien se equivoco para mirarlo con cara de odio.

Nunca pense que llegaria a maldecir a ford.

Ya tenia la grande. Por mi culpa, la maquina se paraba cada 30 segudnos, y la nanci me miraba molesta, con cara como pensando “y ahora que hago con este latino?”

Y a mi, mas rabia me daba y mas me equivocaba, porque me ponia nervioso tener tanta presion por tratar de demostrar que no todos somos iguales, que como es posible, que esto es el colmo y derrepente…

– KJJJJJRRRRRRRRRRRRR, COF, COF… PUFFF….

Murio la maquina otra vez.

Y la gringa me miro con odio una vez mas. Maldito ford.

Llega la nancy y me dice molesta:

– Deja ese pocket, que yo me encargo del otro.

La jefa estaba haciendo mi trabajo! Ya era el colmo. Me tenia ahí como para que no me aburriera. Y la tension de nuevo, y los nervios y… una mierda

Me preocupe cuando me dijo que iba a buscar a otra persona. Yo, en el punto maximo de mi indignacion, no podia soportar tanta vergüenza. No podia trabajar a tanta velocidad! La produccion no admitia errors y tenia que sincronizarme perfecto o la maquina se atascaba. Pero sencillamente no era posible trabajar a tanta velocidad y sin errores. La persona que fue a buscar, resulto ser una polaca bien simpatica y no me fue a reemplazar, sino a ayudar.

Ya podia trabajar un poquito mas tranquil, pero aun dominado por la indignacion. La tension volvio cuando fueron a quitarme a la polaca. Ya me habia acostumbrado a la velocidad de trabajar con ella, asi que cuando se fue, la jefa tuvo que volver a haccer mi pega. Pero ella, como era la jefa, tenia que hacer otras cosas tambien, asi que dejaba bien lleno su pocket, y partia a hacer sus cosas.

Y yo pensaba… si antes eramos monos, y viviamos en los arboles! Pudimos vestirnos, construir casas, y maquinas italianas de mierda… tambien puedo con esto!

Asi que se fue la gringa, dejo sus porquerias llenas para tener mas tiempo, y cuando volvio para rellenar su pocket, ya debia estar vacio, pero lo encontro lleno. Me miro, y con cara de sorpresa vio a un chilenito chiquitito, destrozado, con la frente mojada y todo mugriento, pero sonriente.

Ella me sonrio tambien, y se fue. Me baje del arbol. Habia recuperado mis dos pockets.

Hasta que derrepente…

Cagó la maquina de nuevo.

La maquina murio otra vez. Yo me agarre las manos, como esperando el palo. Nada. Pero todos miraban con cara de odio al que la había cagado, fue bacán.

La maquina dejo de fallar tanto, agarramos confianza y no se paro mas. Trabajando a ese ritmo, no podia desacelerarme, y cuando fallaba derrepente, partia adonde estaba el problema, desatascaba la revista o arreglaba la bolsa, o ponia lo que faltaba o sacaba lo que sobraba, y le hacia un OK con el dedo gordo a la gringa, y ella, me sonreia y la maquina partia de nuevo.

Se puede.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s