Presunciones magnificas sin remedio

En la casa tenemos television satelital, con mas o menos 900 canales, pero no teníamos tele. Claro que un dia, cuando veniamos llegando de la fabrica, en la casa de al frente arriba de las bolsas de basura a la orilla de la calle, habia una tele bien gorda y grandota. Como esas teles antiguas que ves apiladas en alguna parte.

Nos miramos las caras no mas y a los 5 minutos estábamos arrastrando la tele hasta la casa. Bastante indecente la actitud, pero queríamos tele y dios la habia enviado para nosotros.

Fijo que estos gringos siempre se compran la tele ultimo modelo y la vieja no la quiere nadie. Venderla es un escándalo, entonces lo mas cómodo y menos complicado es botarla a la basura.

Así que con la cara roja de tanta fuerza porque pesaba como un tanque, la metimos a la casa y con mas fuerza todavía la subimos al mueble. Con no tanta fuerza ya la enchufamos, y casi sin fuerza la prendimos… pero no prendió. Así que con la misma fuerza la tomamos, la sacamos de la casa, y con mas fuerza, la tiramos al carajo para que quedara cerca de nuestras bolsas de basura.

Le contamos a Juan, el dueño de casa, y el nos dijo que hace un tiempo atrás, el había recogido de la basura otra y que la probáramos. Era mas grande y mas pesada, y mas fuerza tuvimos que hacer… pero esta vez se encendió. No, no se incendio… se encendió. Juan nos contó que todos los lunes pasa el camión de la basura y la gente aprovecha de botar todas sus porquerías. Y al parecer las porquerias de algunos, son los tesoros de otros, asi que todos los lunes agarraba su camioneta y se ponia a “basurear”.

Basurear: término que describe el acto de recoger mugre: Recoger basura ajena. Así iba pillando maquinas de gimnasia, bicicletas, teles, pesas, camas, lo que sea. Y todo lo tenia botado en su sótano.

Me contó que aca hay una fecha en la que la gente saca todas sus mugres que no quieren, y las dejan en el jardín y les ponen precio. Siempre hay alguien interesado en las porquerías ajenas, y las pagan al precio que negocian. Asi todos los jardines de las casas de las calles se llenan de mierditas y por ahi caminan los gringos comrpando cagadas.

Sea como sea, tuvimos el lejano gusto de tomar una tele muy grande, tirarla al cielo, y despues de ver cuanto tiempo demora en caer ver en cuantos pedazos se destroza en el suelo.

En ninguno… las teles gringas gordas son durisimas.

En un cafe, de los muchos cafes que hay en el mundo, en una ciudad, de las muchas ciudades que hay en el mundo, escribo estas lineas… para ti.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s