Curiosidades cataplipticolicas.

Me endurecí el rostro cuando desviaba mi mirada vulnerable a los desechos terrestres mientras cruzaba los campos a toda velocidad, cargado de cosas.

Cosas: Mi bicicleta, que no la cargaba yo, sino me cargaba a mi. Mi chaqueta, mi computador, cables, muchos cables, mi mouse, mi mochila, mi disfraz de doctor, un par de platos, un par de tenedores, un par de tazas, un poco de azúcar, mas leseras inservibles y por supuesto, mi cámara..

Llegue raudo y furibundo a la universidad, y el oso con el parada me estaban esperando raudos y furibundos que venia atrasado. Entramos a la clinica, y relevamos el turno. Habían varios perritos en sus respectivas jaulas que nos miraban con cara de “a estos no los hemos jorobado aun…” y nos quedamos mirando entre nosotros un rato a ver quien joroba primero a quien, cuando llegó el doctor y dispara:

– Para este paciente metoclopramida, ranitidina y salfen, con su respectiva dosis a la una de la mañana. Comida y paseo cada 4 horas, tomar constantes vitales, frecuencias, ritmos cada 6 horas. Ketofen cada 24 horas, dosis a las 4 de la mañana. Constatar cualquier anomalia y anotarlo en la ficha medica. Hidroterapia con Ringer Lactato de 500 ml para completar 4.5 litros diarios, con goteo por segundo. Para este otro paciente es totalmente diferente…

Así con 5 pacientes.

– Anotado?

Yo tenia puros dibujos de prostitutas y porongas paradas.

– Si doctor, todo bien.

– Ah y ademas está la gata.

LA GATA.

No es necesario estudiar 5 o 10 años de medicina veterinaria para aprender que los gatos son animales enviados por satanás para hacer en la tierra lo que les de la gana. Si tu puedes amaestrar un gato, o pedirle que te coopere, o eres un sirviente oscuro del demonio satánico, o eres el mismo Belcebú escapado desde el infierno.

No, yo no me considero un enviado de lucifer como para hacer que un gato me permita tomarle la temperatura.

Ya me estaba arrancando el pelo, cuando por fin se fue el doctor, y llegó la doctora del turno de noche, que resultó ser una niñita un par de años mayor que yo, y una enorme ternura para explicar tonteras. Rápidamente, rehicimos y reestructuramos el calendario medico de toda la noche, y yo con mi permanente y muchas veces exagerada meticulosidad, reordené las instrucciones para cada paciente, para dejar todos los procedimientos jerarquizados por hora.

Me llevó dos horas.

Entremedio de tan compleja función, debíamos cumplir con el en ese momento “riguroso calendario medico” de cada paciente. Ponerle al Pepe, ketofen a las 7 en punto, mientras al mismo tiempo sacas a caminar afuera al Balto, le limpias los orines a la Pola, y le tomas la temperatura a la gata.

Una labor que requiere de varias dimensiones espaciales simultaneas.

Como todo proceso elaborado por un ser humano, este también tenia una falla, que aproveché para caminar por el campus mientras la niebla helada como algo muy helado, lo envolvía todo, para dejarlo todo muy helado.

Helado, muuy helado, vuelvo a la “residencia” que es el lugar donde se quedan los esclavos, perdon, los ayudantes de clinica que cuidan de los pacientes y me encuentro con un festín. Había bastante comida. Tanta que me abrumé un poco de no poder darle rienda suelta a un hambre apenas incontrolable.

Para colmo, llegó una perrita recien operada de urgencia, y los pacientes recien operados son los mas complejos porque deben estar permanentemene bajo estricta vigilancia. La dueña de la perrita aquella, es justamente una compañera de carrera, y no cualquiera, sino una bastante especial. A mi me parece bastante genial, no tanto por ser muy bonita, sino por ser tremendamente inteligente.

Yo creo que eso no le gusta a muchos hombres.

Siempre está enterada de todo y tiene respuestas a preguntas que nadie mas puede contestar. Generalmente su palabra es muy respetada y eso para mi, es muy respetable. Pero tiene esos profundos ojos azules que de tan profundos, te investigan por dentro cuando le hablas, y sabes que para ella no hay misterios, no hay comentarios acertados, no hay cosa que puedas hacer para quedar bien.

Te hace sentir como si fueras un tarado. Así que no hablo mucho con ella, porque no me gusta parecer un tarado. De todas maneras, ella nos avisó que iba quedarse con nosotros para acompañar a su perrita enferma. Y como la sala de hospitalizacion es chica, no sabia donde esconderme.

Sip, soy un un quinceañero de mierda.

Su perrita tenia 35° de temperatura, y nos dijo que se iba a su casa cuando alcanzara los 37. Ya planeaba ponerle hielo para que se quedara con nosotros mas rato. No es que sea ella, lo que pasa es que siempre me han gustado las mujeres que destacan. Quizá sea un problema de amor propio, quien sabe.

Hablaba de pacientes, clínicas y mira en lo que he terminado.

¿Ves lo que digo?

No soy dueño de mis palabras, mis dedos pasan rapidamente por las teclas y la mayoria de las veces no tengo claro que es lo que escribo a continuacion. Las letras aparecen en la pantalla antes de que las haya pensado, y por lo general me dejo llevar por mi mente traviesa, para derivar en miles de temas que no tienen relacion con el tema inicial.

Me gusta poder escribir sin saber lo que escribo.

No son verdades ni confesiones, falsedades ni invenciones. Son palabras que surgen del viento, que llegan a mi a través de mis manos.

Llegan a ti, a través de mis manos.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. elisabet dice:

    Besos azul/dorado mediterraneos…No hay imaginacion que los imagine.Ü.

  2. Marciano dice:

    Eres un amor, la imaginacion lo puede todo.Ü

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s