Conceptualizacion innata de una adquisicion menor.

Mi teléfono es una basura.

Para aclarar, es una mugre fea, vieja y mal gastada. Pero es de esos teléfonos antiguos que los puedes tirar desde un tren en movimiento y luego de rebotar en el suelo y saltar en miles de pedazos al infinito, te bajas del tren, recolectas lo que puedes, y sin importar si te faltan piezas, agarras todas, las metes dentro, le pones la tapa y recibes una llamada.

El otro dia se me “cayó” en una demostración controlada: Estaba con una amiga, que no creía su indestructibilidad. El problema, es que no evalué que estábamos junto a una escalera en un tercer piso y la prueba dejó de ser una demostración controlada. Nos mirábamos, mientras sonaban los ecos de los golpes en cada escalón, hasta que cesó completamente el estruendo y cuando eso ocurrió, bajamos por las escaleras corriendo para ver al huevon aquel mas sonriente que nunca y que seguía encendido.

Su problema es que parece que esta viejo, como esos abuelitos que intentas sentarlos en un PC, y le tienen miedo al ratón. Parece que lo pilló la tecnologia, y ya se siente medio incompetente. Mira que le llegan mensajes de texto y al tratar de leerlos, se apaga. Ultimamente se apaga con mis propios mensajes, asi que debe estar sufriendo algo asi como una crisis de personalidad.

Hoy fui a reemplazarlo por uno mas reciente. Uno que pueda leer mensajes me vendría bien, mira que en esto días se ocupan tanto. Así que fui a una tienda de estas bien coloridas, donde sabes que comprando seras feliz y alcanzaras todos tus sueños, bailando en playas desoladas con mujeres desnudas.

Me acerco a la mujercita que estaba tras del mostrador, que por lo general son unas bellezas que de teléfonos no tienen ni idea, y a la primera pregunta llaman al jefe.

Me acerco y le digo.

– Quiero comprar un teléfono.
– Mira tenemos este, y este con lucesitas, y este con control remoto para manejar el microondas, y este que… cual quiere?
– Quiero uno que sirva para hablar.
– Tenemos este con camarita y este con lavadora y caja de cambios…
– Quiero uno que sirva para llamar por teléfono, y que no haga nada mas!

No se cual es la idea de tratar de venderme uno que lea la mente y sirva para tirar la cadena del baño desde el auto mientras improvisas un rap. Así que me pasó el basiquito. La poca cosa.

– Cuanto cuesta?

– No no… en serio cuanto cuesta.

Envié a la chiquilla al carajo, le dije que haga lo que quiera con sus telefonitos.

De repente mi basura vieja, mal gastada había dejado de parecerme tan anticuada.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s