Ya puedo manejar de nuevo en forma legal.

No bueno, tanto como en forma legal, no… pero mañana si.

Hoy fui a renovar mi licencia de conducir. Un tramite, una tontera.

Me asignaron una hora para el martes a las 8 de la mañana. Así que fui hoy miércoles, a las 9 y media de la mañana, con 25 horas y media de retraso. Pero al presentarme con mis papeles, la secretaria me dice:

– Espere sentado que todavía no llega el doctor.

Entonces para que cresta citan a las 8 de la mañana?? Para conversar con la secretaria que ya estaba encabronada de pedir y dar disculpas? Eso es lo bueno de vivir en Chile, que uno sabe cuanto puede retrasarse, antes de llegar realmente atrasado. Esa es una ventaja única de vivir en un país como este.

Llega el famoso doctor, y por suerte lo tuve que esperar solo 5 minutos… porque si hubiese sido un extranjero, o un inocente, o un idealista, a las 8 de la mañana hubiera estado sentado al frente de la secretaria, esperando la llegada del famoso doctor.

Una espera completamente inútil de 1 hora y 40 minutos mirándole las verrugas de la cara a la secretaria.

No digo que yo haya nacido sabio. La sabiduría es experiencia, y la experiencia se gana. Eso quiere decir, que en algún momento de mi vida, fui un idealista, pero luego de numerosas esperas y decepciones, me volví un realista, y comprendí la mecánica absurda de este país. Desde ese dia, que me autoconsidero un sabio. Mi margen de espera se ha reducido montones.

Me llama el doctor y empieza la fiesta.

– Que mire la lucesita, que escuche el ruidito, que juegue con las palanquitas, frene… frene otra vez, mire la lucesita, dígame la letra, la mas chica, la mas chica le dije!

Y luego de eso, una firma, y un “SIGUIENTE!!!!!!!”

Que trabajo mas tediosamente rutinario no había visto jamas. Poco me importaba, tenia mi licencia y puedo volver a ser un peligro en la calle. Me pidieron dos fotos, para la licencia. Así que como todavía era temprano en esta ciudad, me las fui a tomar. Voy a una tienda de esas estafadoras donde pides dos fotos, pero tienes que pagar 16.

– Disculpe, son dos fotos.
– Ah es que no imprimimos de a dos.
– Y porque no me vende las dos que le pedí, y las otras 14 se las vende al siguiente?

No le pareció buena mi idea, pero como ya estaba ahí pago el catalogo de mi, y me dirijo al segundo piso donde hay un carajito sentado al frente de un computador con cara de ná. Veo un espejo, me saco el gorro para arreglar lo inarreglable, me miro y digo:

– Chuta que me veo bien en este espejo!

Bonito salí. Pero… ¿Y ahora que hago con mis 14 fotos?

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sefs dice:

    jajaja, pero eso no es exclusividad de Chile, aquí me han dicho que hasta agosto ni intente tramitar unas asignaturas, que no vale la pena porque no lo lograré hasta entonces, y así con (casi) todoEso es, la experiencia da sabiduría y la sabiduría te evita de engorros

  2. Marciano dice:

    JAjajaj eso es lo bueno de vivir en un pais donde tu sabes como funciona casi todo…Casi… tu lo has dicho.JajajajajaUn beso mija, cuidate.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s