Eso pasa por hacer las cosas demasiado bien.

Mi mama llamó a la compañia esa de las alarmas de la casa alegando y reclamando que cuando ella duerme, no escucha cuando entran los ladrones. Claro, armó la parafernalia, y llegaron los caballeros armados de destornilladores y herramientas y pusieron una caja apernada en una pared, y con cara de maliciosos se fueron rapidamente.

Ahora cada vez que entra un ladron a la casa, se reproduce una replica exacta de la batalla de monte cassino durante la segunda guerra mundial.

Y vamos todos corriendo con las manos cubriendonos las orejas hacia el refugio antiaereo por el sonido infernal del demonio que genera una cajita un poquito mayor a un telefono celular apernada en la pared de la cocina.

A esta hora, la puta cajita esta envuelta en una bolsa, adherida con cinta adhesiva y bajo una capa de doble carton. Es una alarma con un doble objetivo porque cuando el ladron entra, se muere de susto y hay que sacarlo con un funebrero.

A menos que nos empecemos a morir nosotros de pena por los pobres ladrones.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s