Volver a volar…

Andrés ya no vuela con nosotros. Ahora controla todo desde su oficina con sus dedos, como los delgados hilos de una telaraña. Igual que el padrino.

Pero en todo caso mucho no hay que controlar, porque está todo muy claro a la hora de despegar. Ha sido re interesante volar con la María Isabel, porque como no tenemos intercomunicadores, pasamos muchas horas silenciosas en el avion, que no ha impedido que nos hayamos convertido en grandes amigos.

Ahora es bien entretenido, porque el ultimo vuelo fue bastante largo, y mientras ella hacia sus cosas y sus anotaciones, o acomodaciones, o sus fotos o lo que sea, yo funciono de piloto automatico. Es re agradable esa sensacion de tener el avion en mi poder, y sentir esas sensibles variaciones que hacen el avion girar de un lado a otro, y combatir de frente al viento que intenta decirte que vayas para otro lado.

Es muy tremenda esa sensacion de volar de verdad.

Hace un frio de perros alla arriba, pero no se siente tanto. Todo arriba se convierte en hielo. Es normal que hayan 16° bajo cero, de todas maneras, bien abrigado se aguanta perfectamente.

Me encanta mi vida, mi trabajo, mi rutina, me encanta volar.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s