Cojones.

Mi camara tenia el sensor cochino: sucio, polvoriento, no limpio. Al menos eso era lo que creia yo, porque cuando sacaba una foto, salian montones de motas negruscas malevolas y endemoniadas.

Habia que averiguar que era lo que tenia.

Asi que para ello, debia enviar mi camara a santiago y pagarle a un buen hombre para que hiciera su pega. No tengo su sucio dinero, pero tengo algo mejor.

… tengo cojones.

Asi que parti a una farmacia y compre lo necesario. Cuando llegué a mi casa, puse manos a la obra.

Modalidad: limpieza de sensor.

Se abrió el obturador, se levantó el espejo y sabia que era el momento de actuar. Con nervios de acero, estaba a punto de hacer el equivalente a una cirugia cerebral, aunque un poco mas delicada y con peores consecuencias que manosearle las profundidades internas del craneo a un susodicho incomprendido.

Y ahi, con mis nervios de acero, enajenado en mi faena de limpiarle su sensorsito. Vida o muerte, derrota o gloria, cierro el espejo, pongo el lente, hago una prueba.

Voila!

Es la raja atreverse a hacer las cosas.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. FRL dice:

    YO EL DIA DEL COPI HAGO ESO CON LA MIA, asi q aprende bien el procedimiento pa q despues me enseñes.con q lo limpiaste? BIALCOL?AGUARDIENTE?AGUARRAS? JA yo sabia q con una perita de aire era suficiente a menos q tenga barro pegado.ya chau man y enseñame a ponerle nombre al flickr

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s