Ahora como estamos en fiestas patrias…

Venia en mi bicicletita, muerto. No, no venia muerto baboso. Acaso alguna vez has visto a un cadaver pedaleando?

Digo que venia muerto, porque venia sumamente cansado. Habíamos recorrido dos regiones de este país arriba de un avión. Ahora tu me vas a decir, y de que te puedes cansar si el avión hace todo el trabajo?

Ah pero es que tu nunca has experimentado las fuerzas G. Lo del punto G es otra cosa, porque ahora yo me refiero a lo de la FUERZA G. Para que tengas algo de que hablar cuando estés en una reunión de amigos y no quedes como un ignorante como yo, te voy a dar una breve definición de lo que son las fuerzas G:

“Son las fuerzas gravitacionales que ejerce la tierra cuando quiere que te estrelles, pero tu le llevas la contra. Eso quiere decir, que mientras mas te resistes a la gravedad, mayor es la fuerza que ejerce la tierra sobre ti. O sea, aumenta tu peso. Y la cantidad de fuerzas G que experimentas, es la cantidad de veces que aumenta tu peso en relación a la gravedad.”

Cansa volar, porque en cada viraje cerrado en la altura, quedas pegado en el suelo del avión, como un vomito de gato en un traje fino.

Venia muerto en mi bicicleta. Muerto no, cansado (por lo de las fuerzas G, ya explique eso ) y venia con mis audífonos enchufados en las orejas, cuando a lo lejos veo un punto verde con forma de humano. Me propongo a avanzar suavemente por el borde derecho del carabinero en cuestión, pero el al divisarme, me levanta su enguantada mano blanca con el característico signo que usan para decir “alto” y con la mano izquierda, apunta al borde izquierdo de su calzada.

O sea, al borde derecho de la mía.

Sorprendido de la sorpresa, me estaciono en mi bicicletita a su lado y yo digo para mi mismo en ese mismo instante:

… Mierda, este paco me va a putear porque voy con los audífonos puestos.

 

– Dispone usted en su bicicleta de algún elemento luminoso o refractante para que lo detecten en la oscuridad? Lo digo porque no veo ninguno.

Y yo poniendo toda mi fe en adivinar que era lo que me había dicho, le respondo:

– No señor, no dispongo de ninguno.

Y cuando iba a sacar SU libretita de infracciones y a guardar MI carnet en su carterita de infractores le digo rápidamente:

– Como es de día no ando con nada, pero en mi casa tengo de todo.

El señor Don Paco guarda su libretita, me paso mi carnet y me dice…

– Que bueno joven que usted esté preparado. Los ciclistas son muy imprudentes en estas fechas, tome su carnet, y puede retirarse. Hasta luego.

Y yo con mis audífonos todavía puestos, empiezo a pedalear pensando…

… con lo poco que le escuché… ¿habrá dicho todo lo que creí que dijo? Quizá me estaba preguntando la hora y yo le respondí lo que quise.

¿Me habrá dejado tranquilo al comprender que era un tarado?

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sefs dice:

    Jajaja, qué suerte, a mí cierto día me llamaron la atención por los cascos (audifonos no he dicho nunca en mi vida) y en teoría son 150 € de multa (que el cambio es…mucho dinero – plata, aunque no sea de plata sino de papel u otros metales).Se agradece la aclaración respecto a la sucia calaña española, aunque de haber ido ahora seguro podríamos haber mandado a gente mucho peor XD

  2. Makarena dice:

    Uta Alvaro, sabis que?? me carga leer porque me quedo dormida, pero no puedo evitar leer tu blog, cachai o no lo que provocai, que lea!!!! y sin quedarme dormida!!!sos seco washis, que mas…besos pa ti y saludos al senior paco.Maka

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s