En mi bote, tranquilo por el río.

Últimamente he aprendido a conocerme un poco a mi mismo. Solo las cosas que nos pasan nos hacen saber como reaccionamos a las cosas que nos pasan y que nos hacen reaccionar de una forma u otra frente a las cosas que nos pasan, lo que nos provoca una u otra reacción.

Digo que con el paso del tiempo voy aprendiendo de mi, de las cosas que necesito y las cosas que sobran en mi. He aprendido que soy extremadamente poco materialista, porque considero que no hay nada que sea realmente mío.

Ni siquiera yo mismo, que como si fuera un naufrago sin remos en el medio del mar, movido por una misteriosa corriente nacida en cualquier parte, arrastrado por ella a cualquier lugar.

Me gusta sentir que voy con el río que me arrastra en una balsa corriente abajo, y por mucho que intente remar río arriba, solo conseguiré llegar mas lento donde el río tan fuerte me lleva igual. En lugar de pelear con el, me pongo de espaldas a mirar el cielo, mientras los arboles pasan veloces cuando hay corriente, o tranquila y suavemente cuando se forman posones y me quedo en paz, conmigo mismo y con todo lo que el río esta dispuesto a entregarme.

No voy tontamente sonriente a lo inevitable. También puedo afirmarme cuando nos acercamos a las cascadas. Solo digo que ¿para que esforzarme tanto en cambiar las cosas, si al final, igual vamos todos a terminar en el mar?

Nada tengo, nada es para mi.

Solo aprovecho lo que el río tiene para mostrarme antes de llegar al mar.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s