El semaforo, aquel omnivoro amigo.

El otro dia vi un polemico post, en un polemico blog, acerca de un polemico problema que apareció en un polemico diario y que ha provocado gran polemica entre los polemicos.

Era acerca de la mala costumbre que tienen los ciclistas de no respetar las luces rojas de los semaforos.

Tremendamente polemico.

Era tan polemico, que numerosos lectores y escritores, ciclistas o automovilistas, explicaban el fundamento de su comportamiento los unos, y atacaban tal comportamiento, los otros.

No quise exponer mi propia opinion en tremendo debate. Porque a la altura que yo lo estaba alcanzando, ya iban entre las peores ofensas y maldiciones.

Asi que se joden digo yo, y escribo mis propias razones particulares para fundamentar el echo de que yo NO respeto los semaforos con sus luces rojas.

He aqui mi planteamiento.

1.- Cuando uno va pedaleando en una bicicleta, uno mismo, a costa de sudor en la frente, le va inyectando fuerza para mantener una relativa y constante velocidad. Es la gran y maravillosa inercia, que permite que la bicicleta sea un medio de transporte energeticamente economico.

La inercia es la fuerza de la costumbre del movimiento. Si un cuerpo esta en movimiento, la inercia intentará mantenerlo en movimiento a toda costa. Es la fricción la que se opone al movimiento. Si no existiera fricción, un solo pedaleo nos transportaría durante toda la eternidad. Entonces, es la inercia la fuerza del impulso.

Cuando pedaleas, la mayor energía se consume durante los primeros metros. Es lo que debes aportar a tu bicicleta para sacarla del estado de inmovilidad. Pero una vez en movimiento, solo debes mantener el movimiento y anteponerte a la fricción, que es la que intenta detenerte.

Es la inercia la culpable de que cueste detenerse. Es por culpa de ella que salimos disparados por el parabrisas cuando chocamos en auto. Es por ella que nos damos un mortal de 360º hacia adelante cuando frenamos con los delanteros. Es la responsable de que hayan cinturones de seguridad en autos y aviones, de que las cosas tengan que viajar amarradas y aseguradas, de que los esquiadores rueden con todos los huesos quebrados.

Es bien fregada la inercia, pero es una gran aliada para los ciclistas.

Son los semaforos los que producen el mayor gasto energetico en un ciclista. Cojonudamente tienes que frenar e introducirte entre tus nalgas, todo el impulso que conseguiste acumular, y luego empezar nuevamente de cero. Es un desmadre parar en un semaforo.

2.- Pero si llegaras a detenerte, es otro desmadre de los mil cojones del orto. Los cabroncetes de los conductores ( y ahi empezó la batalla en el foro anterior ), en su mayoria, piensan que una luz verde es una invitación a participar en la decimosextuagexima version de la formula uno internacional. Da la luz verde y corre por tu vida. Debes comprimir tus nalgas fuertemente y orar al señor, implorando la voluntad de cada uno de sus angeles, para que alguno de los bestias mutantes que les han dado la partida, te tenga en consideración al apenas verte, y no empujarte a un lado con el espejo.

3.- Los tiempos de reacción de un auto son mucho mas lentos que los de una bicicleta. El peso de una bicicleta, con ciclista incluido, permite detenerse en solo un par de metros, que contrastan enormemente con los 30 o 40 metros que necesita un auto para la velocidad 0. Esa es la gran razon y fundamento de las luces naranjas.

El ciclista puede ir de lo mejor, y apareciendo una luz roja, puede disminuir la velocidad, o frenar en seco inmediatamente en caso de peligro.

4.- No siempre es necesario detenerse en un semaforo. Ni siquiera para los autos. El semaforo es un regulador. Muchas veces no viene nadie desde la otra calle. El ciclista puede mirar con tiempo si es que viene alguien, y pasar con cuidado. En el caso de encontrarse con alguien en forma repentina, hay una gran capacidad de reacción y la posibilidad incluso de saltar de la bicicleta para esquivar al auto que se nos viene encima.

5.- El ciclista nació con el derecho de la irresponsabilidad responsable. Porque a diferencia de los autos, el ciclista arriesga solo SU vida y la de nadie mas. La bicicleta no puede producirle un daño a nadie. Si un auto pasa con luz roja, se me ocurren varios escenarios terribles.

Ahora, si me ves pedaleando a gran velocidad por las sinuosas avenidas de esta ciudad, y luego me ves pasar por un semaforo en rojo ten la seguridad de que lo hice de flojo, para no desgastarme de mas, siempre considerando que no venia nada por ningun lado, que si viniera tendria el tiempo y la capacidad de reaccionar y que si atropello a alguien no le haria nada grave.

Ademas, solo me han atropellado 6 veces.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s