Bosques de papel.

Harto rato llevaba ya prometiendole a la Flo sacarla a pasear y hoy dia me dije que ya estaba bueno.

Asi que almorzé,vi una pelicula, vi otra y cuando decidí que el sol ya habia ocultado parte de su abominable y fulminante locura, me dije “ya”.

Eso fue todo.

Me puse unos zapatos, de esos que cubren el pie completamente, y se asujetan por medio de una intricada y compleja red de cordones de incomprensible pero mecanica anudación y partí.

Al principio estuve a punto de arrepentirme de salir con ellas, porque me empezaron a hervir los cojones de que se arrancaran tanto. No era el problema de que corrieran libres por el mundo entero, el problema es que no venian de vuelta cuando las llamaba por si venía algun auto.

Tuve que repartir dos palmazos para que me entendieran que habia que venir si las llamaba. Asi por lo menos las carajitas no iban a terminar siendo arrollado de perro servido debajo de un auto.

Despues de eso, las perritas, mi rabia y yo, nos metimos por un camino entremedio de un bosque y la rabia se me paso.

Total ya ni pasaban autos.

 

Nos adentramos en un camino de un bosque antiguo que yo ya conocia. Antiguo pero artificial porque es uno de esos bosques que se plantan para cortarlos. Bosques como de mentira, como plastificados. Asi que mejor no encariñarse mucho con ellos porque de un dia para otro vienen unos mounstros mecanicos y se lo llevan todo, dejando trincheras vacias de campos de guerra muertos.

Era tan falso el bosque, tan artificial que ver animalitos es de veras raro. Logico, si esos bosques no sirven mas que para hacer sillas o palitos de helado, que de frutos y semillas no tienen nada. Asi que a menos que los animales y pajaritos aprendan a comerse unos a otros, poco futuro tienen entre esos bosques de mentira.

Me pasó algo de lo mas fundamental.

Iba caminando por el camino. No es una redundancia, porque puedes caminar por cualquier parte. Total que venia por el famoso camino, y casi piso pero no pisé porque soy muy habil, una cuncuna que venia a toda carrera, maxima velocidad, enfurecida por llegar al otro lado.

Pero no era una cuncuna cualquiera…

Era una cuncuna tremenda de grande y gorda y bella y esponjosa!!

En 10 años mas va a ser imposible ver una de estas porque van a estar todas extintas. Es impresionante, pero ya mariposas no quedan. Porque son tan delicadas y fregadas, que necesitan muchos requisitos para llegar a volar, y requisitos que ya casi no consiguen.

Hoy dia es la ley del mas vivo, y las cuncunas dejan harto que desear acerca de su vivez.

La cosa es que venia esta desgraciada a toda carrera por el camino de tierra, y yo asombrado, estupefacto y ensimismado como quedé despues de ver su figura puntiaguda, me detengo ipsofacto a observar sus graciosas y curvilineas ondulidades y comprendí que esta tarada no iba a llegar nunca al otro lado.

La cosa es que me dije a mi mismo: “mismo, hay que proteger esta cuncuna, asi quizas no esten todas extintas de aqui a mañana”. Y la tomé con un palo, porque huevon no soy y todo el mundo dice que muerden y que son fregadas, asi que no me quise arriesgar y la levanté del suelo.

Me andubo caminando por la mano un rato y yo de lo mas divertido. La cosa es que busqué la planta menos artificial que pude, y la mas autoctona posible, de manera que ella tuviera alguna posibilidad de alimentarse de ella. Asi que me decidí por un helecho, que los helechos estaban con los dinosarios, asi que era menor la probabilidad de cagarla.

Asi que contento y sonriente por mi inhumana labor de salvar una vida animal, continúo mi camino de vuelta con mis cachorrinas. Llevaba caminando ya un buen rato y venia medio cabreado de tanto caminar, cuando veo a lo lejos a dos aves disputandose algo al medio del camino. Ya era raro ver dos pajaritos, asi que mas me sorprendi cuando me acerqué y vi otra cuncuna igualitititita tirada a la mitad del camino.

Pero cadaver.

La cosa es que me dije, que ya estaba muerta y nada sacaba con hacerle respiración artificial y dejarla en otro helecho, asi que la agarré, y me la traje para la casa para que me crean.

La traia en la mano abierta, a la pobre cadaver.

Y cuando llegué a mi casa, la tomo con la otra mano, sin miedo a que me muerda, porque es raro que animales muertos muerdan despues de dejar de vivir, asi que con toda confianza la tome y la dejé en mi pieza de adorno.

Pero luego, algo me pasó que no me habia pasado nunca y que fue muy curioso porque nunca me habia pasado:

Un dolor enorme se apoderó de mi mano, y luego pasó a ser un dolor asfixiante en mi dedo gordo. Un dolor asi como si fuera a reventar de repente, como si se hinchara de algo duro dormido y pestilente.

Luego el dedo se me puso duro y se anestesió.

Mierda! Al carajo me dije a mi mismo, y mientras me agarraba la mano para aguantarme el dolor y mirarme porque me dolía, encontre una de sus agujitas clavadas en mi dedo.

No pude evitar pensar en los pajarinos.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Tonta la Maka dice:

    Y la foto??

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s