Lo de Steve Jobs y su mensaje.

 

Hace varios años ya, que desarrollaba una particular forma de pensar, que me permitía maximizar el tiempo vivido. Consistía básicamente en analizar la hora, pero en su expresión real.

Resulta ser, que la hora que marca el reloj es una fracción cotidiana de un momento en el universo. Es el resultado abreviado de la situación temporal presente. Si vemos la hora como un concepto universal, por ejemplo en este momento, notamos, que presenciamos el segundo 23, del minuto 55, de la tercera hora del octavo día, del séptimo mes del año 2009.

Es un instante unico, irrepetible.

Hace mas de 30 segundos, que aquel segundo ya pasó.

La fotografía trata un poco de ello. Trata del retrato instantáneo de un segundo en la historia del universo. Es una mínima fracción de colores, que representa un momento extinto.

Tengo 26 mil fotografías y contando, y cada una de ellas es un momento único en la tierra. Muchas de ellas tienen la etiqueta del antes y el después y son las que pertenecen a lugares que han cambiado tanto, que tengo que volver a ir, para comparar el enorme cambio que se ha producido.

No retrato objetos, sino lo que el tiempo hace con ellos.

Anuncios

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s