De entrevistas web y situaciones complicadas.

Si llevas una semana, leyendo mis porquerias, y digo una semana, y no los seis años que llevo escribiendo estas burradas, te habrás dado cuenta que lo mío es la fotografía.

O pretendo que lo sea.

Me tengo fe, y no poca. Me sobra fe. Pero existe una alteración fisica de la vida terrenal que produce ciertas anomalias estructurales en la psicobiología postraumatica de los entes vivientes:

La realidad.

Y es esta cruda, dura y cruel realidad, la que me llevó a estudiar veterinaria. Hubiera sido irresponsable estudiar fotografía, considerando como estan las cosas. Por lo menos un veterinario puede trabajar en cualquier parte…

… incluso como fotógrafo.

De todas formas, nadie puede vivir en la tierra sin un pedacito de cielo en el corazon.

Ya me estoy haciendo viejo, y ya tengo que empezar a aterrizarme y empezar a pensar antes que seguir soñando. Por eso ya estoy con los ultimos proyectos fuertes de mi vida como fotógrafo, y si no resulta, para eso tenemos un carton de veterinario. Tengo algunas ideas cototas, geniales y supernaturales.

Algunas son mias, otras sugeridas, otras… otras las trae el viento.

Como esta.

Hace unos dias atrás me llegó una convocatoria. A mi y a 18 millones de fotógrafos mas. Fue tan masiva, que el que no se enteró, vive en una isla sin nombre, perdida en un oceano desconocido, dentro de una cueva bajo el mar, sellada en una boveda milenaria, cuya llave el tiempo ya olvido.

Todas, o muchas de las compañias de cruceros de lujo estan contratando fotógrafos. Mira que bien, yo soy uno de esos. O en el sentido estricto de la palabra hablada: Quisiera serlo.

Una vez leido el mensjaje, me demoré 93 segundos en redactar mi curriculum en inglés, y 12 segundos mas para adjuntarlo en un e-mail. Era la oportunidad de mi vida (o una de ellas), para vivir de la fotografía, y no solo vivir, sino que intensa y profundamente. Siempre quise viajar por el mundo entero, recorrer los siete mares ( en realidad son mas de 90 ), y respirar el aire helado de la brisa antartica de un oceano iluminado nada mas que por la luna llena que se ve roja de contenta, en el horizonte apareciendo, aplaudida por billones de estrellas.

Y quiero esa foto.

Solo que no habia pensado nunca en un crucero de lujo. En mi sueño, era un buque koreano de carga, y esa visión la tenía mientras barría la cubierta. Alguna que otra diferencia.

Minutos después, ya tenía una respuesta en mi correo. Entrevista “personal” via skype, desde Buenos Aires. Fijamos la fecha, y la hora. Mi impaciencia me obligó a ser el primero.

Así, que de todos los postulantes, yo sería el primer entrevistado. Lunes, 15.30 hrs. Hora de Chile y Argentina. Camara web y microfono: dos elementos para mi, cotidianamente irrelevantes e innecesarios, ahora definirían parte de mi futuro.

El microfono fue sencillo, simple. Apareció enredado, entremedio del olvido y de 18 cables mas, perdidos en el mismo nostalgico abandono. La camara web fue el problema. Funcionó, pero con una calidad avergonzante. Calidad adecuada y mas que aceptable para la epoca de su creación, año fijado entre el neolitico y el nacimiento de Matusalen.

La necesidad me forzó a cometer crimenes comparados solamente con los del holocausto nazi: Llevé a cabo una compleja operación de infiltración comando para usurpar, plajiar y utilizar el computador de mi hermana (mucho mas nuevo que el mio), sin dejar rastro.

O sea, fui a su pieza, me senté en su escritorio ( en la silla ) y lo encendí. Fue adrenalínico.

Pasaban los minutos y mi nerviosismo crecía. Las mariposas de mi estomago tenían mariposas en sus estomagos. Diarreas varias, algunos vomitos y tres desmayos después, llegó la hora.

Y mientras sonaba el tono de marcado con su famosisimo tuuuuut…. tuuuuut… yo pensaba, este es uno de aquellos momentos determinantes en mi vida. Hasta que contestó.

Una pequeña, tan pequeña como yo, pero con gracia femenina, estaba dibujada elegantemente en la pantalla del computador de mi hermana. Fue como en la pelicula contacto: un ser extraterrestre de rasgos indeterminados, que adquiere una forma que induce la calma.

Formalidades varias, preguntas de rigor, introducciones breves y luego a lo duro. A pesar de que no era lo que yo habia imaginado, tampoco es algo malo.  Se trata de fotografiar PERSONAS. Solo personas. Comiendo, tomando, bailando, en la piscina, en los juegos, en el restaurant, en la fiesta, en la disco, en todos lados. Y luego venderles las fotos que se han publicado en un stand.

Eso de vender, no me gustó mucho. Aunque estimula que saques buenas fotos, de calidad, y tienes tu comisión de venta, asi que igual bien.

Yo pensé dentro de mi inmensa imaginación, que eran fotos publicitarias del viaje: El barco llegando a Grecia o anclado en las bahamas. Cosas asi.

Esas fotos las voy a sacar por mi cuenta, y luego se las vendo yo. Obvio, este mundo es de los vivos.

Me dijo que es cosa del destino el buque designado. Puede ser tanto el mediterraneo, como Tahiti, el caribe, o todos. No manifesté demasiada pena por ese punto.

La paga no es muy buena, pero lo haría por la mitad de lo ofrecido. No hay gastos a bordo, y es all included. Estoy obligado a trabajar con una Nikon, algo que no me desagrada para nada. Ya he trabajado con Nikon antes, y no me ha dado ninguna urticaria sanguinolenta. Ellos me la venden al costo, y me lo descuentan.

Si soy bueno, puedo ser promovido, y eso es mas bueno todavia. Asi que poooor lo visto, sigue siendo un trabajo soñado. Si lo vemos por otro lado, no hay dias libres y ocasionalmente tengo que disfrazarme de pirata para que los turistas se saquen fotos conmigo. Nada que me rompa los huesos en astillas pequeñas, o me deje quemaduras anales.

Teoricamente aprobé la primera entrevista, aunque entre mis nervios pelotudos y putrefactos, mi inglés andubo siendo mas o menos como los cojoncillos peludos, y no tuve mucha credibilidad en la experiencia bilingüe, asi que hubieron dudas por ese lado. Me dijo que mi experiencia en USA me daba puntos, pero tenia que venderme durante la entrevista final en Buenos Aires.

Eso si que lo sé hacer bien.

Soy un producto comercializable. En lo que se refiere a mi profesión… nadie habla de organos corporales. Tendría que aprobar un test psicologico, medico, radiactivo, y además del certificado de antecedentes, y un acta notarial jurada de que no he sido raptado por una especie alienigena, que haya echo experimentos dentro de mi recto.

Obtener una visa norteamericana de tripulantes, y luego, la famosirijilla entrevista final en Vientos Bondadosos. Tendría que comprar la famosa Nikon, el uniforme, y pagar una garantía de responsabilidad. El resto se ve en…….

Ta ta taaannnnn… (redoble de tambores, musica maquiavelica y risa diabolica… )

….. LA ENTREVISTA FATAL!

Conclusión general, tengo lo que hace falta (como 15 millones mas, de los 18 millones de fotografos que han postulado), cumplo en teoria con los requisitos. Me caí en el inglés, pero en la entrevista fatal, es lo que cuenta.

Así que nos quedamos a la espera, para ver que clase de magia se podría desarrollar en mi condición de ser humano miserable.

Y arreglarmelas para esconder lo que los alienigenas han hecho con mi recto.

Sip, es para alla pequeñuelo.

 

En ese momento yo pensaba que algún día navegaría en uno de esos. 

Las cosas que uno piensa cuando es un adolescente que sueña cosas sin sentido.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Claudia dice:

    S U E R T E !!!!!!!!!!! =D

    si te resulta, desde alguno de los más de 90 mares tienes que seguir actualizando esto, ok?

    1. mrcntx dice:

      buaaajjajajajajajaj aunque sea en mensajes en botellas!!!!!!!

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s