El mellita.

El mellita llamó para la casa. No es una llamada cualquiera, es el mellita.

El mellita es un hombre, un gran hombre, con el que tuvimos la fortuna de ser atendidos. En la epoca que vivimos en el campo que a mi papá le tocó administrar, el mellita fue designado para ayudarnos en la casa para hacer, lo que hubiera que hacer.

Y cuando digo que lo que hubiese que hacer, digo clara y especificamente lo que hubiese que hacer. Si habia que cocinar, hacer pan, sopaipillas, empanadas, asados, o lo que fuera para comer, el se las arreglaba con lo que hubiera disponible. Y si no habia nada, el partía y volvía con lo que faltara, sin saber de donde lo sacó.

Si habia que picar leña, echar un arbol abajo, construir un galpon, ordeñar una vaca, o sacrificar un ternero, el mellita ya lo había hecho antes de que cualquier persona se lo hubiera pedido. Una vez, una vaca tenia problemas de parto. El mellita partió, abrió la vaca, sacó el ternero, lo resucitó, cosió la vaca y salvó el ternero.

Una vez habia visto al veterinario del campo como se hacía.

Si uno le decía al mellita:

– Mellita, parece que hoy llueve?

– Si, claro, hoy llueve.

– Pero yo creo que no llueve en realidad…

– No… no llueve.

Siempre con su sonrisa y su actitud servicial del “como usted diga”.

El mellita nació en el campo, y a sus 11 años, ya trabajaba. Fue designado para la casa del administrador del campo y en sus 40 años de servicio ininterrumpido, 11 distintos administradores fueron atendidos por el. Mi papá fue el cuarto antes del ultimo.

A los 40 años de servicio, se le dió el regalo de su jubilación, y llamó a mi papá para que fuera a la ceremonia de despedida, y mi papá me invitó a mi. No lo habia visto desde hace 15 años. Es un tiempo cototo.

Partimos con mi papa.

Al cruzar el puente de la entrada, se empieza a acelerar la cuchara, asi como ese sentimiento que empuja desde dentro cuando algo muy intenso empuja con fuerza para salirse.

Es un sentimiento raro.

El camino de entrada es de una caracteristica tan especial, que puede ser comparado nada mas que con el bosque de sheerwood. Incluso uno ya, convertido en un viejo, se imagina los ballesteros ocultos en los arboles, con sus caballos a lo lejos, esperando que termine de pasar la caravana real.

El campo en el que te has criado, tiene esa clase de efectos en las personas.

Cuando llegamos… tarde, obviamente, nos empezamos a reencontrar con muchas de las mismas caras con las que nos encontrabamos todos los dias. Los nombres se habian convertido en manchas borrosas, erosionadas por el tiempo. Pero las caras eran las mismas, mas dañadas y agrietadas, pero igual de brillantes que siempre.

Tuvieron que volver a presentarse, que de mi, se acordaban todos. Fue un poco vergonzoso, pero medianamente entendible. Conversando despues con los trabajadores, me contaban que yo era uno de aquellos cabros chicos malos, de esos travesurosos. Que raton, culebra, murcielago o bicho que pillaban, nos iban a buscar a la casa para ver que ridiculez, haciamos con ellos.

Las alternativas eran amplias, pero por lo general los terminabamos soltando en la sala de clases, o poniendolos en los estuches para que los sacaran nuestros compañeros.

Eramos unos incomprendidos.

En la ceremonia de despedida del mellita, hablaban de que se habia incendiado un galpon con un camión adentro. Fue tan rapido que nadie alcanzó a hacer nada. Estababamos en eso, cuando el mellita se me acercó y me dijo despacito:

“Si no hubiese tenido que ir a ver el parto de mi nieto, seguro que lo apago”.

El mellita es el mismo super hombre sonriente bueno para todo que se preocupó de que nunca quedaran cosas por hacer. Le dediqué harto rato para averiguar que pasaba por dentro de ese hombre tan bueno para trabajar y trabajar en todo, que cuando uno es tan niño, esas cosas no importan.

Me dijo que el unico secreto que importaba en realidad, era hacer algo que de veras te gustara hacer, algo que te apasionara, y hacerlo con cariño. Esa era la clave de todo. Para lo que quieras, no necesitas universidades ni certificados. Al que le apasiona algo y le gusta, va a aprender mucho mas, que el que estudió y en realidad no le interesa.

Me sentí tan identificado con mis fotos.

Ahora el mellita tiene uno de sus problemas mas grandes en mas de 40 años. Por primera vez en la vida, no tiene trabajo que hacer, nadie a quien atender, y tiene que dejar el campo. Ahora se va a vivir a una ciudad, en una casa, con vecinos, donde ya la han entrado a robar 3 veces. Son cosas que el no entiende, que no caben en su mentalidad de gente buena de campo.

Le dije que no le podía prometer un trabajo, pero que le prometía no parar de buscar hasta que le haya encontrado uno para el.  Con su calidad, no creo que vaya a ser tan dificil encontrarle un trabajo en el que esté contento…

… pero tampoco facil…

Cuando empezaron a aparecer las botellas y empezaron a volar los vasos, me fuí a dar una vuelta por los lugares donde corría cuando chico. Me fui a dar una vuelta por la casa donde crecí y tanta diferencia no hay.

Nada mas los arboles, que estan mas grandes, estan mas arraigados, y no se caen con facilidad.

Igual que yo.

Fui a ver las naves de crianza donde cazabamos ratones y les daba manzanas a los caballos que las recibían contentos. En 6 años, no vi nunca un caballo que no pudiese encontrar alguna forma de agradecerme una manzana.

Ahi estan esos pasillos con ese olor a pasto fermentado, y ese eco de relinchos que retumba, con un sonido seco de cascos en sus camas de pasto.

Son caballos de otro tiempo, pero producen en mi, el mismo efecto que los mios, los que me esperaban por su manzana.

Fue un viaje bueno, un viaje de esos emotivos, no tanto para mi, que me tocó de veras, sinó como a tantos mas que tambien nos recordaban con tanto cariño.

Espero volver luego y quizas imaginarme de nuevo que todavia soy un niño, que corre feliz por esos potreros.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Rociito dice:

    negritoooooo que lindo lo que escribes y me encanto la fotoooo de antes y despues!!
    esta muy bacan!
    te quiero muchoooo mi negri y….. si vas denuevo, te puedo acompañar?

    =P
    te amo!!!!

  2. negro dice:

    Obvio que si pos negrucha mia.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s