Cadenas que anclan en bancos de arena.

Me muevo, en esta angustia incandecente de sentir el impulso vacío, de perderme nuevamente en el silencio: esa barbarie de bestias que cortan las alas del que quiere emprender el vuelo. El dulce veneno de tu sombra, intocable, eterna, perfecta. El motivo absoluto, infame de sentirme contento. Contento en la brisa de esperar tu recuerdo, de engañarme en la ilusión de conservarte en mi memoria.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s