Hay dos tipos de personas.

Se me hace que en el mundo hay dos clases de personas: Las que van a los restaurant  y los que trabajan en un restaurant. Se ven ellos tan felices que da gusto, y que su risa se oye bien y fuerte, y me da alegría que lo pasen bien, y se rían tanto que me imagino a mi así y me da gusto, me da risa y me siento bien. Pero toda esa gente que come tan rico y que es atendida tan bien, no tiene idea lo que pasa detrás de esa puerta que todos empujan con tantas ganas. Ahí hay un pequeño regimiento de soldados que corren sincronizados sin molestarse, trabajando cautivamente. Y se ríen, y se molestan, y se hacen bromas, y lo pasan bien, y se tiran cosas y se ayudan entre ellos cuando no les alcanza el tiempo. Y los miro, y me da un gusto y una alegría imaginarme a mi en eso, y me da risa. Las historias de cada uno, y las intenciones de correr para atender a un desconocido. No se ven cuando salen del restaurant con todas sus luces apagadas. No se ven cuando empiezan a caminar, muertos de cansancio y todavía llenos de risa. Hay dos tipos de personas en este mundo. Los miro, me imagino ahí, y me da risa.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s