Descenso.

Bajamos los asientos para bajar el centro de gravedad y empezó el pedaleo suave. La pendiente aumentaba, como aumentaba la velocidad. Las piedras rodaban bajo mis ruedas, y yo peleaba para ganarle a la gravedad: conseguir más velocidad. Los giros se hicieron suaves, fluidos y místicos, donde las curvas lanzaban veloces las rocas que se aventuraban deslizarse bajo nosotros. Desconecté la mente de mi cuerpo y me dejé llevar. Intentaba conectarme nuevamente con el desafío, pero mi conciencia se encontraba años luz de ese lugar. Conseguimos la velocidad máxima, el mayor desafío y en el menor tiempo. Conseguimos ganarle al miedo, conseguimos ganarle al peligro. Nos deslizamos a la velocidad del fuego, nos encontramos a nosotros mismos en esos seis minutos de cielo.

1410927_10202202206277788_1778128860_o

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s