Si quieres ser mas positivo, mejor pierde un electrón.

Estábamos acostados los dos de espalda en el pasto, los dos callados, en silencio. Los únicos ruidos venían de las ramas de los arboles que jugaban a cantar canciones al encontrarse con el viento. Las nubes, incansables, pasaban volando de derecha a izquierda, como en la secuencia de un libro, cuya lectura nos cuenta un futuro y un pasado.

Mi mente volaba con ellas, y de tanta libertad, se me escapaba a esos rincones donde no siempre se busca llegar. Llegaba maliciosa, insinuante, un poco obsesiva. Se afanaba en irse a ese lugar oscuro, donde nacen los pensamientos incorrectos.

Me preocupaba perderme el momento, dejarlo ir. Me preocupaba quizá la lluvia, quizá el frío, quizá la moto, el portón o quizá la ausencia de un río. Mi mente loca y absurda había tomado el control y yo con ella, a la deriva.

Y recordé aquel pasaje tan importante de aquel libro que recién había leido: “Ningún hombre es libre si no es dueño de si mismo”.

Había que recuperar el control: Somos dueños de nosotros mismos, pero la libertad comienza cuando recuperas el control de tus propios pensamientos. Decidí no permitirme el lujo de la negatividad.

No había que ser mas positivo, intentando imaginar sucesos extraordinarios irreales que nunca irían a pasar. Los optimistas son soñadores, los pesimistas son fatalistas. No es necesario ponerse a inventar.

– Voy a llover – Dijo la nube.

– Llueve tranquila – Le respondí yo.

…Si quieres ser mas positivo, mejor pierde un electrón.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s