El amarillo en el azul.

el

Allá abajo la ciudad duerme, y yo la veo desde aquí, tan sólo y tan vulnerable al poder de mi mente. En esta pradera tan limitada y tan infinita, fundo ahora todos mis sueños. No hay nada más que estas flores y la luz prestada de esta luna, para iluminar todos los ángulos de este momento. Allá abajo veo una ciudad que duerme, y yo aquí tan lejos de mis prejuicios. Hay un sendero marcado por las sombras del pasto, entre las grietas de la pradera, que marcan el final o el comienzo de una historia incierta. Nada comienza si algo no termina, todo es un fin, todo es un principio. Toda meta es un punto de partida.

Anuncios

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s