Sabiduría.

Medio litro después, me hablaba de su experiencia de amores imposibles, de imposibles conseguidos y de fracasos, todos exitosos. Toda su infinita experiencia resumida en tamaño e infinito conocimiento.

Ya nos despedíamos, cuando me dijo su última frase.

Dentro de mi, agradecí que fuera mi amigo, que pudiera estar ahí, estar viviendo este momento, y sobre todo, por la pieza invaluable de sabiduría que me había transmitido.

Me di vuelta, y le dije…

– Que vay a saber vo…!

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s