Consideración de un concepto termodinámico en relación con la existencia de la existencia misma.

El frío no es un objeto y no puede ser interpretado como tal. El frío es sólo la respuesta a la ausencia del calor, por lo que la forma en la que abordé el frío en mis patas es incoherente.

Tengo entendido que la energía en si, se distribuye y mueve en forma de calor. La sola existencia del universo puede estar definida en un concepto de temperatura. Si la energía es calor, el calor es el motor de la existencia.

Lo que nuestro cuerpo ha hecho en 400 millones de años de evolución es convertirse en una eficiente máquina obtenedora de energía.

Cuando comemos algo, preparamos la comida para que se vaya degradando y disolviéndose en su forma más simple para poder viajar por la sangre, desde donde cada parte de nuestro cuerpo irá tomando lo que necesite, que esté disponible en el sistema. Son las células que forman cada uno de nuestros tejidos, la que van recogiendo desde las arterias todas las moléculas de energía contenidas en los enlaces del alimento degradado y las ingresan al citoplasma, donde las enzimas las agarran y las desarman. Es en esta etapa cuando empieza el ciclo del ATP, que termina por romper este último y más delicado enlace, lo que libera una cantidad exacta y conocida de calor.

Es el calor que dejamos de liberar cuando dejamos de estar vivos.

Los seres vivos somos calderas vivas. Que redundante.

La vida misma es el diseño perfecto de una ley universal todavía no descubierta.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s