Así como por ser, sin la cara de malo.

No me gusta hueviar a la gente, me carga. Pero hay cosas que hay que hacer, aunque tengas que hueviar igual. Igual siempre hay formas para hueviar a alguien, así que me las arreglo para que la gente no se sienta tan hueviada cuando le pides algo penca.

Por eso al Juanito, cuando tengo que pedirle algo mala onda, solo voy y le digo: Juanito, necesito que me hagas el amor. Y el Juanito se caga de la risa, porque aunque es algo penca que tengo que pedirle que me haga, al final tiene que hacerlo igual, pero mejor hacerlo en la buena onda.

Hoy día llegó otro garzón.

Le pasé una botella de soya, y estaba vacía. Le dije “Mira, llévale la botella al Juanito y pídele que te haga el amor. Se puso blanco el nuevo. Me miro con cara de “Me estás hueviando?” Pero no era na hueveo, era una orden: Había que partir a la cocina a pedirle al Juanito que le haga el amor.

Partió no mas po, calladito.

Volvió cagado de la risa con la botella llena de soya, y al final todos hacen su pega y,

Pura buena onda.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s