Arcano. La muerte.

– Le dejo las patillas igual?

En la eternidad que duró ese segundo me imaginé con el pelo corto pero las patillas largas en una foto arriba de un bote en una laguna todavía anónima. Pensé en decirle que las cortara no más, pero le dije que si.

Y ella va y me las corta.

¿Que cresta fue lo que pasó ahí? No había entendido la pregunta y ella no había entendido mi respuesta. Que fácil es confundirse tanto. Y en algo tan simple. En realidad no me importó que las hubiera cortado, si al final igual crecen. Con lo único que soy indeciso siempre ha sido con el corte de pelo. Nunca me ha importado, me entrego. Hazme lo que quieras, soy tuyo.

Me miré en el espejo y me acordé de la arruga en la frente y me dio risa pensar que me quedé con sus ojeras. Y mientras me cortaba el pelo, me di cuenta como iba cambiando, y me gustó tanto verme así. Pensaba en la peluquera y en todos los errores que cometía en mi pelo, y los arreglaba todos tan segura, que no se notará que se había equivocado. Cuando terminó me puse de pie y le pagué. Tomé mis cosas, me miré al espejo, me sentí tan bien, le sonreí. Me sentí muy agradecido de lo que hizo por mi. Le di las gracias, como a todos los demás, pero en una forma mucho mas profunda. Ella me sonrió de vuelta y no dijo nada, pero en su sonrisa pensó:

– En realidad se ve bien…

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s