Mi carta par el día de hoy: Arcano XII, El Colgado.

El Colgado representa hoy un poco de renuncia. Y más que renuncia aceptación. La aceptación no es mala, pero es delicada. Entre aceptar algo y no hacerlo, se eligen dos caminos completamente diferentes. De tu claridad y paz mental, depende la experiencia que tendrás en tu elección. La renuncia es un poco más dramática, porque no implica la búsqueda o elección de un camino. La renuncia habla directamente de dejarlo, borrar la huella, empezar de nuevo. La renuncia también es una forma de aceptación que protegernos para rechazar una frustración no deseada. La renuncia es un mecanismo de defensa, una conexión con nuestro instinto, una forma en la que podemos escucharnos y comprender que hay batallas que se ganan al no pelearlas. La renuncia es también una forma de aceptación. Es el concepto de aceptar la renuncia y renunciar a la elección en una forma dinámica que se crea así misma en cada cosa. De cualquier manera El Colgado, muestra su cara de resignación consciente, su escasa intención de desligarse de su cuerda y quizás un poco de ganas de oscilar al viento, sin crear la acción que lo libere. En su mirada se excusa como diciendo “pero si tengo las manos atadas”, lo que lo sitúa en una situación voluntaria, elegida y aceptada. El arcano XII representa lo estático, el estantancamiento y la inmovilidad. Existe sólo una condición para esta inmovilidad: la ausencia de movimiento. Basta tomar la decisión, liberar las manos, soltar las amarras, y liberarse a si mismo. El Colgado sabe que esta ahí, porque quiere. La determinación y la fuerza pueden generar todos los cambios. No basta más que la decisión para generar la acción. Es una carta bella, porque nos entrega un poco la capacidad de desligarse del vaivén de lo cotidiano y nos llama a esperar mejores condiciones que nos permitan dirigir mejor todos nuestros esfuerzos. Es una carta de transición y pausa, un llamado a la paciencia, pero también a la acción de la liberación. Ahí esta el camino que debe elegir cada uno. Las cosas nunca serán como fueron. El ciclo de cambio se ha iniciado, no se puede detener. Eso es también aceptación y resignación a lo inevitable donde la presencia de esta carta, marca por definición una liberación inminente y voluntaria.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s