Mariposas.

He descubierto un mundo nuevo y me encanta. Fui invitado y me he caído en el completamente y entero. Es igual un poco abrir los ojos y darse cuenta como está funcionando el verdadero mundo. De entender de veras lo que queremos y lo que negamos que queremos.

Ahora recién estoy descubriendo el verdadero poder de la libertad. Mucha gente se cree libre pero en realidad se pasan la vida construyendo prisiones dentro de ellos mismos. La libertad es un buen camino para el descubrimiento, y así estoy descubriendo una cara muy diferente del amor.

No podría estar viviendo esto ahora, sin haberlo aprendido. Me encanta. Mi camino iba por otro lado, no era nada que ver el juego que yo estaba jugando. De repente los niños se hicieron tan importantes, y como que me cambiaban todo mi destino. No quiero tener hijos, no quiero. Pero si llego a ser papá, sería también el hombre mas feliz del mundo, como lo soy ahora, siendo soltero. Sería un papá contento de serlo, y tendría un hijo contento con serlo. No tengo niños en mis planes, o nunca fueron míos. Yo quiero vivir “esto”, todo el tiempo que pueda y cuando quiera, cambiarlo todo de nuevo, para seguir aprendiendo.

Estoy viviendo muchas vidas en una sola, y me he reinventado tantas veces, que en realidad lo único que desecho es lo malo. Todo lo bueno que aprendí se queda conmigo, para el siguiente cambio. Llevo mis maletas de pura ropa liviana cuando hace calor, y de chaquetas cuando hace frío. Aunque fuera ropa fea.

Me he descubierto mucho en todos los paraísos en las montañas que he visitado. Cada lugar me enseña cosas, incluso el bosque en su lentitud tan obsoleta, tiene tanto para decirme. He conocido el cielo, en las montañas del sur.

No podría haber vivido esto si hubiera estado pololeando, o lo habría vivido de una forma muy distinta. No es malo, solo que me entristece imaginar perder los recuerdos que he acumulado y haberlos cambiado por otros completamente distintos, si hubiera estado acompañado. Tengo que agradecer eso. Y aunque se aprende harto de ellas, son a veces, maravillosas equivocaciones.  Que bellos errores… princesas en construcción.

Ahora es cuando entran las mariposas en secreto a esta historia. Van jugando al que son sin ser, y al que sin ser, son. Y como mariposas silenciosas, se van metiendo despacito por mi ventana, vistiendo todos los colores de la luz, envolviendo su rol con tanta maestría. Vuelven y vuelven a entrar, conociendo el valor delicado de lo secreto.  Inocentes y bellas, juegan a creerse dueñas, a trazar un limite sin rayas, y entregarse con la suprema confianza de saber tal vez, que las paredes no hablan. Inocentes princesas aladas, con sonrisas atrevidas juegan a tocar el corazón, sin saber que el corazón ya está cerrando. Por la ventana vuelven a entrar, intentando esconder el miedo de saber que soy una araña que caza sin tela. Mariposas aventureras, lo son todo y no son nada.

Lo único que queda son sus aromas esparcidos por toda la casa y la mirada del vecino en la mañana.

 03012014-_MG_0017

Mariposas.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Anónimo dice:

    No podria decir nada, un suspiro lo resume, todo

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s