El origen de las especies.

el

Este es el primer cambio lento que he experimentado en años. Mis otros cambios han sido todos violentos. Es una sensación agradable poder prepararse, cambiar de a poco, adaptarse. No tuve antes la oportunidad de tomarme el tiempo y pensar que ahora esta experiencia puedo comprenderla bastante… cuando todavía intento comprender todas las de antes.

De a poquito me voy saliendo de Temuco, no sin querer, y quizá ni siquiera definitivamente. La vida me ha enseñado que todo puede irse a la mierda de aquí hasta que llegue la mañana. Así que no se realmente lo que va a pasar. La mitad de mi tiempo (la mejor mitad), la paso en Pucón en la casa del Pancho, donde estamos trabajando para materializar Lenga.

_MG_0678

Siguiendo su visión personal del mundo, ha convertido su casa en una comunidad abierta de gente en tránsito. Es un enorme experimento social que ha construido y es una parte muy importante de Lenga. Se llama la “Cooperativa de los Coihues” y tiene un fundamento muy entretenido: Básicamente ver la posibilidad de existir en una comunidad abierta de gente en tránsito que permita trabajar todos juntos en la medida del aporte individual en la unión del arte con la productiva creatividad, y en respetuosa conciencia. Se comparten todas las funciones y todos los gastos, y se espera no tener que pedir nada, que todo se ha hecho ya, porque es una responsabilidad grupal del individuo.

Ha sido tremendamente interesante como se ha desarrollado el concepto de ORDEN, que el Pancho pegó en un tremendo cartel en la pared del living, como un recordatorio a cada uno de su (en teoría) responsabilidad. Pancho de a poco fue asumiendo el rol de Guardián del Orden, y su actitud de corrección grupal, comenzaba a rondar en el hitlerismo, pero siempre fundamentado con amor. Fue así como nació el concepto de Comunidad Econeonazi. A partir de ahí, hemos reinventado 18 mil variables entretenidas al evolutivo concepto del Orden, que nos ha permitido analizar la sociedad, nuestra cultura, hasta nuestro pasado histórico de una forma completamente diferente.

Fue la Meli, que en esa dulzura tan bonita que produce la tierra del Malbec, fue desordenando al Pancho para refregarle en la cara que según esta gente tan avanzada “El verdadero orden no necesita estar escrito en las paredes”.

_MG_0430

A pesar del fantástico nazismo familiar que nos identifica, la comunidad funciona, y funciona bien. Gigantes personajes de extravagancia sobrenatural viven, han vivido y vivirán en la casa, y mi tarot me ha conectado con ellos en una forma muy especial. Tenemos artistas de todos los tipos, músicos, cantantes y viajeros que siempre tienen algo bueno que aportar. Están bien designados los espacios creativos: tenemos un taller fusionado de dos artistas y un rincón musical con una variedad de instrumentos listos para tocar. Se fomenta y se estimula la creatividad en todas sus variables. En base a esto, Pancho me comentaba un poco preocupado que a veces sufría de ciertas paradojas funcionales en referencia a las actividades que se hacían en la casa, como cuando uno se puso a recortar latas para hacer estufas de quemar.

– Aunque puede quemar la casa… ¿Como le puedo decir que no a un experimento? – Me dijo. Hoy esa lata de cerveza es nuestra cocinilla, que en la casa no hay gas. Y tenemos un maestro de la cocina del nivel de la Audrey.

_MG_1010

Organizamos varios viajes a la montaña donde vamos para trabajar en nuestro proyecto. Y es lo mejor, que al final “la montaña”, está ahí en todo su salvajismo, a 15 minutos de la casa. A pesar de toda la maravilla, me ha costado mucho poder trabajar bien mi parte de fotografía. Con cámara prestada y sin trípode, la cosa cambia. Además viajo a Temuco a desarrollar las fotos en el computador de mi mamá, que es el único en condiciones de poder trabajar. Ahí le robo el tiempo al sueño, para maximizar productividad. Me dolía haber perdido todo el equipo con el que anduve tanto tiempo y tan bien, y aunque ahora me falta, me llena de una cosa parecida a la alegría poder dedicarme a trabajar firme para poder comprarme todo otra vez. La misma chinita me enseñó como, y al no tener nada más con que agradecerle, le pagué con mis cosas todo lo que aprendí de ella el tiempo que estuvimos juntos.

Sin título2

_MG_0308

_MG_0113

Ahora de veras podré ganarme mis propias cosas. Mi saquito de dormir, mis zapatos de montaña, mis cositas de camping, mi carpa, mi arnés, mis cuerdas y mi piolet. Mi cámara, mi lente angular, un trípode la raja y mi computador. Y el saber que puedo, y lo que puedo hacer con todo eso, me motiva la raja. Probablemente si lo tuviera, lo tendría todo tirado como estuvo tirado ahí, por dos años en Santiago.

Por mientras estoy todavía en el restaurant, trabajando solo los días que quiero, y aunque es trabajo, me encanta porque es adonde yo carreteo. Me ofrecieron quedarme aunque yo ponga las condiciones, y ahora entiendo bien por qué. Por mientras sigo estirando el elástico con la mínima estabilidad que necesito antes de que el chicotazo me lance al infinito, aunque sea al otro lado.

_MG_0657

Por el momento estoy escalando árboles, y recién estoy entrando en el mundo del mosquetón y la cuerda. Estuve un tiempo jugando a arriesgar mi vida en las copas, balanceando mis pies delgados, sobre una rama todavía mas delgada. Me absorbió completamente esa escalada que todo lo desarrolla. Escalar un árbol es el mejor de todos los deportes. Tienes que ser ágil y flexible. Estirarte hasta el límite para alcanzar una rama, encogerte lo imposible para poder pasar por debajo. Tienes que ser fuerte: De manos, de brazos, de piernas y de corazón. De mente, para saber cuando se puede, cuando no, donde se puede seguir, y donde debes parar. Sirve para aprender a romper los límites que te has inventado y hacer algo que considerabas imposible. Mejora el equilibrio, la percepción natural del cuerpo, el balance pasivo, la concentración, la paciencia y el manejo de la frustración. Es un excelente medio de meditación, es gratuito, saludable, seguro, útil y sustentable. El árbol, es lejos, el mejor juguete.

Cada día descubro cosas nuevas, y en cada viaje que hago, se muy bien que lo que vuelve no soy yo, sino una versión de mi, en la que algo muy importante ha cambiado.

Pero ahora si, bien despacito, que ya no quiero mas violencia en el corazón.

_MG_0131

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s