Te acuerdas de Javier?

Javier, el Perro.

Me hablaba de entrar a la universidad, y todo eso increíble que todos (la mayoría) vivimos al entrar ahí. Es un cambio grande, como los pequeños primeros vuelos de las primeras aves. Pensaba en toda esa gente que decía, muchas veces con razón, que la universidad fue la mejor etapa de sus vidas. Es difícil contradecir eso, que también lo pensé. Jugué, hice lo que quise mientras estudié. Conocí gente la raja, crecí y me desarrollé. Lo pasé bien, caché la verdadera onda de los profes a quienes siempre vimos tan lejanos, mientras trataban de querernos como gatos chicos, pero siempre nos escapamos. Los profes de la U, son todos cercanos. Que profesión mas linda, dedicar tu vida a mejorar la de los demás.

En la U, hice lo que quise y de ninguna cosa me arrepentí. Quizá no haberle dedicado tiempo a los que ya no están. Ahí van todos ellos, repartidos por el mundo, haciendo lo nuestro, haciendo lo suyo. Volvería atrás, solo para aprovecharlos con mas ganas. Bacán la U, es de veras una buena etapa de la vida. Pensaba decirle al Javier que es la mejor etapa de la vida, y estuve a punto pero al empezar, no pude permitirme.

¿Como va a ser la mejor etapa de mi vida, si es el mejor momento que he vivido? Esta es la mejor etapa de mi vida, y eso no puedo reprimirlo. Quizá no haya otra etapa mas adelante, quizá esto ya sea poquito de lo que me va quedando. Este es el momento de gastar energía en tratar de vivir con alegría.

¿Como no va a ser la mejor etapa de mi vida, si tengo control absoluto de todo lo que hago?

El Pato ayer me había pedido un día extra, y me di el gusto de demorarme para pensarlo. Necesito la plata, pero nadie me devuelve un sábado de lujo. Le dije que si, con la única condición de dejar de trabajar si me aburro. Compadezco al Pato por tener que trabajar conmigo y me aguanta tan bien, no lo entiendo, te juro. Si he sido un CSM con el. Es que ya se me pasó la mano y me tengo que ubicar. No solo llego a la hora que quiero, ahora también me voy si me aburro. Me confesó que si yo no lo pescaba, su autoridad perdía prestigio. Fue clave para entender que el me acepta y aguanta todas mis imbecilidades, los tragos que ligerito le voy sacando al barman, y todos mis juegos. Me aguanta, y me aguanta con cariño. Y así y todo me paso muy “pal pico”. Ahora si, caché que tengo que tratar de ubicarme. Le digo todo, lo que quiero y lo que no. No le guardo nada, me voy encima y no me quedo callado. El se me viene encima de vuelta también, y me responde, y me responde golpeado. Asumió su rol de padre, y lo asumió bien. Después de portarme como un pendejo picado, el vuelve y de a poco me va metiendo conversa chistosa. Me va ahí tirando muestras de tragos, o me va a avisar que hay comida. Me voy aguantando, pero ahí está el con su sonrisa de hombre feliz, invitándome a fumar un caño. Que buen tipo es este negro. Que buen tipo de veras me encontré en el camino. Soy una aguja en su zapato, pero así y todo me tiene ese cariño. Una vez me dijo que envidiaba la forma en que yo vivía, quizá me ahuachó por eso. De otra forma no me explico como es que todavía no me ha sacado cagando. Así y todo hoy día me dieron ganas de venirme a la casa y lo dejé atendiendo el restaurant solo con el Javier. Ahí aproveché de decirle que no trabajo la próxima semana, por mi viaje a Santiago. Es infinita su paciencia. Fue pena, por ser tan irreverente. Antes de despedirse, me pasó su teléfono para que me llamara la Anna si es que salía algo. Seguro que otro día lo invito a caminar para fumarnos un caño.

Encendí a la Francisca y con esa alegría de niños con permiso, desaparecimos entre el tráfico de una ciudad que ya se estaba alocando. Matisyahu le ponía toda la onda a todos los giros. No puedo explicar esa sensación a menos que viajes conmigo. Así conocí sin hablar a otro motoquero que como yo, también venía jugando libre. Nos hicimos amigos como se hacen amigos dos perros que saltan un prado detrás de un conejo que ya ha desaparecido. Un rato después se acababa la salida que ya le tocaba su propio giro y me desviaba yo también, del camino grande para meterme en el mío.

Bajaba la velocidad y en el viento tan frío de una noche de verano sureño, pensaba en mi suerte de poder vivir ese momento. ¿Como no va a ser este, el mejor momento de mi vida? Nunca estuve tan solo, pero nunca mejor acompañado. De amigos, todos y de amor, repleto. No había vivido antes un amor como este. La Anna es todo un cuento. Para otro cuento. Se hace tarde y la mañana siempre llega temprano… quizá me den ganas de salir a dar una vuelta, quizá me den ganas de escribir un café. Como sea lo que sea, tengo las llaves en la mano, el estanque lleno, y un montón de mi para dar. Conmigo puedo llegar donde quiera, a cualquier lugar. Este es el sentimiento en las canciones que define la libertad. Entonces, si tengo que respetar la continuidad de la historia, te digo lo que le dije?

_MG_0492

– Sip, entrar a la universidad es una etapa bacán.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s