Los maestros del equilibrio.

Ahora recién le vengo a poner atención al motorista santiaguino. Suicidas todos, se hacen tacos entre ellos mismos, cuando en otros lados estoy tan acostumbrado a rodar solo. Aquí como lo veo, el mayor peligro son “las otras motos”. Aparecen rápido y por cualquier parte. Fluyen ansiosas, como fluye el agua entre las rocas. Igual que los ciclistas que se han discriminado tanto. Aquí todos tienen otra fuerza, porque aquí todos se juegan la vida. El tráfico es bien educado, pero ya me di cuenta que en general los motoristas están todos medianamente desquiciados. Poquito a poco Santiago comenzará a parecerse a una ciudad India.

_MG_0566

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s