Los viejos saben lo que los jóvenes pueden.

el

Del fuego va quedando muy poco, nada mas que las últimas brazas que por inalcanzables, se habían escapado temporalmente de su destino sellado en el momento en el que se metieron dentro. Aunque todavía se siente algo de calor, también voy sintiendo en la piel la presencia de esta noche furiosa que busca apropiarse de todos los rincones, sin respetar los crujidos agónicos de las ultimas brasas que mueren dentro de la estufa.

La mañana será peor, mucho peor sin el fuego que ya habrá muerto, como muerto estaré yo también que resistiré con dientes y uñas a separarme del micro ambiente que me habré inventado con mantas y frazadas. Aprovecho entonces la última esencia de este calor bendito, trabajando en mis imágenes y mis historias, ahora cuando es todavía un agrado hacerlo, aunque me vaya venciendo el cansancio y el sueño. No habrán demasiados momentos en el futuro para dedicarme a mis proyectos.

Toda la energía es prestada. Somos jóvenes porque tenemos la voluntad de hacer cosas. Nos hacemos sabios cuando aprendemos a utilizarla. Pero lo conseguimos por lo general, cuando nos abandona y la voluntad ya no nos sirve para nada. Los viejos saben y los jovenes pueden, no hay otra forma.

Mientras occidente duerme, me quedo todavía esperando la mañana, utilizando sabiamente la energía que me sobra, mientras las chispas y los crujidos de una estufa muy comprometida, me hacen agradable compañía.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s