Lo que de veras une a la familia.

el

Las cosas no estaban como para ponerse medio gil según como iba el mundial. Pocas cosas me importan menos que el fútbol y las mismas fronteras cada vez me parecen de mayor irrelevancia, pero creo que tengo por ahí un vestigio primitivo de una tendencia absurda a emocionarme hasta las cachas si Chile se manda un espectáculo ante el mundo entero.

Me dieron ganas de ver el partido con el Poroto, así que no se como me las arreglé para agarrar mi bicicleta y partir para allá mientras las sirenas de los bomberos marcaban el inicio del partido. No se veía nadie en la calle, y los pocos que se veían o iban corriendo o iban apurados. He pedaleado en mi bicicleta en un montón de lugares del mundo, a un montón de horas distintas, y debo decir que esta fue una de las mas peligrosas de todas.

Nadie estaba ni ahí con demorarse en un semáforo, para llegar a ver el partido atrasado. Tenía que parar hasta en las luces verdes, era mucha la cosa. Llego a la casa del Poroto, y no estaba la acostumbrada efervescencia del hormiguero de esa casa.  No habían autos sobre la vereda, no habían gritos de gente histérica. Era algo muy extremadamente anormal, así que agarré el teléfono y lo llamé.

Claro, obvio como iba yo a saber que la Yeya, la abuela del Poroto, había tenido un infarto al corazón y estaban todos en la clínica con ella. Al carajo todo, partí pa allá a ver que chucha pasaba. Así que de vuelta a ese tráfico letal, pero ahora con mucha menos gente. Llego a la clínica con esa cara del pollo medio perdío que cacha tan poco que la mejor opción es no decir nada, así que me pillo a toda la familia muy triste y muy compungida.

… frente a la tele.

Brasil había hecho un gol y nos iba ganando uno a cero. Era un mal momento para preguntar weás. Pero había que saber que onda con la Yeya, y tuve que molestar a un par de personas para que me contaran como estaba. Como si se acordaran de algo importante, partimos a ver a la Yeya, y nos dimos cuenta que ahora se podía seguir viendo el partido en su pieza. Entramos casi sin meter bulla, que la Yeya dormía conectada llena de cables y sondas y maquinas y bips y tips y blips en una camilla de hospital.

El tata dormía también, pero en un sillón justo debajo de la tele. Nos fuimos acomodando al lado de las paredes, sin meter ruido para no despertar a los viejitos, mientras conteníamos los gritos de emoción cada vez que pasa algo crítico dentro del partido. Apareció la Ale detrás de la puerta que ella misma había abierto y empezó a entregarle cervezas a todos.

Ahí la cosa se puso media rara.

Pero se puso mas rara todavía cuando Chile metió un gol. Puedo decir casi sin temor a equivocarme, que éste fue uno de los goles mas silenciosos en la historia del futbol chileno. Se sintió como una ola que da vuelta un bote, y todos sus ocupantes se revolvieran por dentro sin decir una sola palabra. Yo la tiré no mas, como para agregarle un toque mas FREAK al momento vivido, pero no lo dije en serio. Así que no me esperaba que me dijeran “Yapo” cuando les dije que andaba con una botella de pisco.

Partí a buscar la botella y nos empezamos a hacer piscolas en vasos de café del hospital, mientras la Yeya dormía requete enchufada a todas sus conexiones medicas raras. Salíamos de la pieza solo cuando venían las enfermas a hacerle exámenes a la abuela. Tuvimos el decoro para aguantar el partido, pero con los penales mas tarde, se salió todo de control y ya no importaba nada.

Uno de los videos está en este link.

Yo me preocupé solo de grabar, que ya el partido tenía su curso claro, le pusiera ganas o las dejara todas botadas. Pasaría lo que tuviera que pasar bueno o malo, podríamos perder o ganar. ¿De que valía preocuparse?

Fue una película de David Lynch. Imposible de entender.

Menos lo entendió la Yeya, cuando abrió los ojos y se encontró con un montón de tarados borrachos saltando al lado de su cama gritando en silencio un gol de Chile.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Anónimo dice:

    Me gusto

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s