Mr. Fitz Roy you can take him out to play.

el

Aproveché una frustración de mierda para mandar todo al carajo y salir afuera a caminar al bosque. Esta vez quería salir yo solo porque no tenía ganas de pedirle a los perros que tuvieran normas de comportamiento, pero cuando apareció el Sid con su bamboleo convulsivo imparable moviéndome la cola entre todo ese meneo, no pude decirle que no.

Así que partimos los dos.

Nunca habíamos salido los dos solos, y fue un poco desafío, porque este cabezón es un regalón mío. Si, lo digo abiertamente. Tiene trato preferente y aunque no me gusta, no puedo evitarlo. Es que es un roto de corazón tan bonito, que es imposible que caiga mal en alguna parte. No se hace rollos por nada y como que todo le viene bien. Le encantan los cachorros recién nacidos y hace lo que puede para poder estar con ellos. Anda todo el día sonriendo como si la vida le gustara, sin que le importe su mioclonía convulsiva de mierda. Además tiene tan buen carácter, que no se anda metiendo en peleas sin sentido con los perros vecinos, aunque estos se lo quieran comer detrás de una reja.

Es cuando se encuentran todos en la calle cuando se acaban los ladridos y el Sid se siente feliz de poder tener mas amigos. Por eso no me he dado el tiempo de enseñarle modales, porque no los necesita y es un problema a veces cuando tengo que controlarlo y no tengo como. Como esta vez cuando se hizo amigo de un Beagle que nos salió a saludar a la calle.

Yo no supe de donde salió este Beagle, como tampoco lo pude corretear. Le dio por caminar con nosotros y bueno, será uno mas. Me dio un gustazo rico que nos fuera acompañando, porque me imaginé yo mismo con la expectativa de una aventura super chora que llegaba sin querer y de casualidad.

Un auto se detuvo para preguntarme por mi Beagle, y tuve que explicar que era prestado porque no era mío.  – Eso mismo pensé! – Me dijo el tipo, porque le llegó un mensaje de un whatsapp acerca de un Beagle perdido. – Bueno eso lo arregla todo, porque lo tengo yo – Le contesté y le dije como encontrarme por si alguien tuviera ganas de recuperarlo.

Así que era un cachorro perdido que no cachaba nada. Y ahora como estaba conmigo a mi me tocaba cuidarlo. La aventurita en la que se metió, le va a encantar. Nos salimos del camino para meternos en un bosque a senderear y me tocó enseñarle a encontrarme en el caso de que se fuera lejos detrás de un conejo, que estos son famosos en esos cuadros tan famosos de cacerías de zorros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

— click para ver la siguiente foto —

Nos entendimos re-bien, porque aprendió a venir obediente cada vez que lo llamaba, y en una de esas venidas aproveché para agarrarlo y lo posé. Pasé suficiente tiempo fotografiando perros de exposición en Santiago para cachar que este cachorro tenía pedigree y estaba entrenado. Me levantó la cola, puso el cuello recto, tiró las para atrás y levantó la nariz para que estuviera a la altura de las exigencias de los jueces internacionales.

Y luego medio mosqueado me trató como si estuviera chato de todo eso. Así que estaba con un Beagle de la realeza quien sabe con cuanto linaje y toda es burrada absurda (que podría ser necesaria para cuidar una raza o producir endogamia). En fin, me dio lo mismo estar con Sir Beagle y le puse mas brillo para meterlo bien adentro del barro.

Debo decir sin lugar a dudas que toda esa parafernalia cuica es inexistente en un perro joven suelto dentro de un bosque, porque no tuvo ningún remilgo en ninguna de las aberraciones físicas a las que mio por someterle, y aperró (valga la redundancia) salvaje en todos los pequeños desafíos en los que lo fui metiendo. Se pasó Sir Beagle, me dieron hasta ganas de tener uno, si no hubieran tantos perritos botados en las calles.

Además ya tenía uno, aunque fuera por un rato.

Estos idiotas agarraban papa y les daba por meterse en senderos medios oscuros y ajenos por donde no iba mucho la planificada, sino el aroma de algún conejo medio despistado, así que tuve que ponerme firme y dejarles claro que la ruta la elijo yo. Que si nos perdemos, nos perdemos juntos, en vez de andar buscando a un peludo perdido por gil.

En fin estaba claro, nos perdimos y brígido. Pero… ¿Para que son los bosques si no son para perderse? Por un sentido un poco forzado de la intuición, mas o menos yo sabía hacia donde había que atravesar matorrales y ríos para llegar a mi destino, pero preferí seguir el camino a ver si encontraba la forma de conocer el lugar en el que me había metido.

Ya se hacía de noche, y yo medio preocupado por la hora y no cachar por donde andábamos cuando los perros tiraron para un lado y al final me entregué a lo que pasara. Fue una huella super mínima que yo no habría visto y que vieron solo ellos sin cachar quizá o siguiendo el rastro de un zorrito. Pero sin decirles nada, los seguí por esa huella oscura que no tiraba para ninguna parte.

Gracias al dios de los perros, que les hice caso porque salimos a un camino bien conocido que ya lo tengo bien recorrido. A veces trabajar en equipo es saber escuchar a los expertos en su propia área. Bajamos casi de noche del cerro, y felices todos con la perspectiva de estar de nuevo cerca de las casas del barrio, nos dirigimos para la casa riendo de puro contentos.

Llegamos al punto cerca de donde Sir Beagle se nos había unido y se queda parado en medio del camino. Le pego un chiflido para que se avispe, que seguimos. Me miró con cara de perro triste pero contento, dio dos pasos y se sentó en el suelo. Me devolví para hacerle cariño, me movió la cola feliz y seguí mi camino.

Ahí se quedó a un lado de la calle. Fue cuando supe que no estaba tan perdido.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Anónimo dice:

    Me gusto la historia

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s