Mi amigo preso.

Me acaba de llamar don Eleuterio. Es un recluso que se armó un taller en la cárcel de algún lugar cercano y que se está encargando de armar los bastidores y cuadros para montar mis fotografías. Al  principio fue un culo porque solo entrar a la cárcel para hacer los encargos era un jaleo, pero ahora, lo conversamos todo por teléfono.

Y así nos hicimos amigos.

Cuando hablamos, se escucha ese eco de espacio chico con ventilación con rejas, la tos de algún hombre que duerme cerca y me da una risa… Don Eleuterio es un siete y me llama desde la cárcel para saludarme.

Que genial tener un amigo que conocí en la cárcel.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s