El que enseña aprende.

el

Barra anda sigilosamente baboso por las motos. Me hace comentarios y me habla de planes futuros para comprarse una. Le agarré un cariño choro a este cabro chico, que aunque menor pero por firme, derecho y desordenado tiene harto que enseñarme. El me enseñó todo lo que se de escalada técnica de árboles.

Siempre lo amenacé con renunciar al trabajo, porque me decía que el día que yo me fuera el se iba a aburrir como un chancho, porque conmigo era el único con el que podía entretenerse. Renunció la semana pasada.

No me iba a aburrir como chancho yo, llegaron varias señales, y ya tengo un negocio montado: Me adjudiqué la fotografía publicitaria del restaurant y ahora puedo vender mi idea en un montón de lados. Así que hoy renuncié yo.

Ya nos quedan solo un par de días y todo es distinto: ahora aprovechamos que estamos porque nos vamos. Nos tomamos unos golpeados con limón y sal y nos enfrascamos en una feroz guerra de hielos que pudo pasarse de mano a la cercanía que tuvimos de quebrar un par de ventanas.

Me encariñé con este tarado.

Hoy me pidió la moto y mandándolo a la mierda, le dije que no. Se fue a sentar a una silla a digerir mi insensatez y le di harto rato para que se amurrara en mi incoherencia. Hice que me esperara harto rato afuera hasta que salí y le pasé las llaves.

El ya lo tiene claro, aquí vale el rompe y paga, así que tenía que considerarlo y tenerlo en mente. Lo dejé andar libremente practicando la mecánica que ya habíamos conversado y luego le empecé a dar las tareas para que fuera cachando el manejo. En los giros suaves y los zigzagueos entretenidos me fui viendo de nuevo como era yo cuando recién empecé este arte, que me había olvidado lo rico que es entretenerse haciendo ochos en la calle.

Volví a recuperar esa emoción de movimiento juguetón que se consigue solo cuando has dominado el poder de tu moto. Me volví a encontrar en la experiencia del que vuelve a aprender a hacer algo que ya había olvidado.

Me agradeció en el alma la oportunidad de aprender y yo agradecí en el alma el poder enseñarle.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s