Bajo la luna, frente a un espejo

La luna llena evoluciona en este cielo gris, dibujando un trayecto circular alrededor de todos nosotros, mientras el ancla fijada en su cara, mantiene permanentemente su infatigable expresión orientada hacia nosotros. La ciudad duerme y yo tan despierto, que me asombra pensar en los curiosos ritmos de mis propios sueños. Sueños que vivo mientras camino en vigilia, danzando al ritmo de las siluetas de mis propias fantasías tangibles, imaginando que duermo, mientras mis pasos se asientan firmes a lo largo del suelo, en el camino que he elegido con la dirección que yo decido. El reflejo que me devuelve el espejo me sonríe orgulloso y satisfecho, y al sonreír de vuelta a la vez,  nos comunicamos confiados hacia adentro, afirmando un lazo que nunca fue tan sincero. Hoy camino sin avanzar, sin retroceder, sin quedarme quieto y lo que vivo conmigo y dentro de mi, se que fue y será para siempre eterno.

2 Comentarios Agrega el tuyo

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s