Luciérnagas en bosques de bichos opacos

Después de lo que pasó con la Rosario quedé todo sucio, bien aporreao, como cuando te caes en la caca: No duele tanto, pero es mas humillante que la mierda en la que te has caído. Por culpa de esa realidad culiá, entré en un ciclo de cierre progresivo y le corté la pasada a todas las minas. La Coyi no mas, de puro alta y aperrá, saltó por un rato la muralla que yo había puesto y me nacieron las ganas de jugar con ella. Pero la verdad es que había terminado con un trauma brigido con la gringa esta. Ni cagando entregaba mi corazón de nuevo.

Y no es por que no quiera, es porque ya no necesito entregarlo. Todos usamos el corazón como anzuelo ¿Que chucha?

Aprender de todo esto me ha hecho super bien. En este tiempo evolucioné harto y bacán, crecí caleta. Soy super firme y consigo todo lo que quiero. Tengo mas confianza que la cresta que estoy hasta limitando mis propios sueños, porque todavía es muy luego. Pero tenía que darme cuenta de todo esto, para volver a abrirle la puerta a que jugara la cuchara.

– El corazón.

Como ya está bien afirmado, desde ahí es el quien cuenta los cuentos,  y como el potro que ha estado estabulado, partió con los ojos bien abiertos a ver bien donde estaba parado. Así con las puras ganas de jugar, de repente me vi conociendo a un montón de mujeres choras.

Puras luciérnagas en bosques de bichos opacos y yo disfrutando verlas brillar.

Como son todas relativamente apetecidas, interesantes y entretenidas, me gusta meterlas en un juego sin que se den cuenta. Vamos pisando siempre cerca pero siempre de lejos, avanzando despacio y con poco ruido, viendo hasta que punto las cautivo siendo lo mas auténtico que me permita a mi mismo.

Solo por mostrarme entero ya siento que gano cosas.

Me tomo todo con calma, como no quiero conseguir nada no estoy apurado. Voy viendo como se van dando las cosas y así me muevo. La raja tener la posibilidad de amar libremente a diferentes mujeres, incluso sin tocarlas. No me preocupo por la correspondencia, la única verdad del amor es poderlo dar: El que pide amor o no sabe de lo que habla o se desconoce a si mismo. Justifica su infelicidad por la falta de una persona que le llene el corazón, debido a su incapacidad de llenarlo por si mismo.

Yo amo en todo lo que hago y no pido nada a cambio. Así voy viendo a donde dan ganas de poner un poquito mas de algo. La gracia del amor es que solo vuelve cuando lo has entregado: Tienes que crear un vacío “dando”, para que haya lugar para el “regresando”.

Así el amor siempre vuelve, pero nunca por el mismo lado.

No me preocupa ni el abandono ni enamorarme. Como llevo varios años poniéndole trabas de hacer familia, se que la persona que sobreviva a mis infinitos filtros, será seca, mi partner, amiga, y la mejor mejor madre de mis niños.

Si es que nos dan ganas.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s