Región Metropolitana. La única área protegida.

Mientras escribo, un incendio en teoría “incontrolable”, está devorando sin parar bosques cuyos árboles ya existían desde la época de los romanos y los únicos que están realmente haciendo algo, son voluntarios que no pudieron quedarse con los brazos cruzados

Estos bosques y todo el ecosistema que depende de ellos, están declarados por nuestra sagrada constitución como Área Protegida. Y es ahí cuando todo se hace tan raro.

¿Que mierda significa área protegida en Chile?

Que relevancia tiene que algo tenga esa categoría si los encargados de defender nuestros propios principios no han hecho mas guardar silencio y mostrar con atrevimiento una espalda frívola y llena de codicia.

No tengo ninguna duda que mas de alguno de aquellos seres repugnantes que se jactan de controlar lo que han concluido por llamar “política” ya habrá opinado dentro de sus círculos mas selectos, que ¿Cual es el problema? Siempre se puede volver a plantar pinos y eucaliptos, que por lo menos tendrán una “mejor utilidad” en los recursos financieros de nuestro país.

Y lo dirán sus expertos asesores de Harvard, cuya mayor cercanía con la naturaleza son las plantas que tienen en su oficina cuidadas por su personal privado de limpieza.

En Chile no existen las áreas protegidas. Y si hay que proteger algo, es de nosotros mismos. Porque desde el momento en el que llamamos a esta franja de tierra Chile y le rayamos una linea a la que después llamamos frontera, no hemos hecho nada mas que tomar y tomar, como si tuviéramos la certeza de que siempre va a haber para seguir tomando y tomando mas.

Nuestras propias limitaciones mentales nos ciegan de ver mas allá y considerar la condición en la que le entregamos la tierra a nuestros hijos.

A pesar de que he cerrado los ojos para no seguir pensando en el desastre que sigue ocurriendo aunque yo no me quiera enterar de nada, ya no puedo seguir desentendiéndome y solo me queda la rabia. Rabia y pena y ganas de mandar todo a la mierda. Y hasta en el momento mas profundo de mi tristeza, me imagino heroicamente encadenado a una Araucaria de 1500 años esperando que el fuego me consuma como un acto mas de rebeldía ante la política de mierda que esta especie infernal ha creado.

¿Para que seguir viviendo en un mundo así? Preferible que me lleve el fuego también, que así por lo menos no tendré que llorar de rabia al ver los campos muertos de palos secos rasguñando el cielo, porque ni siquiera el fuego pudo con ellos, dejando al final sus esqueletos erguidos todavía en los campos desiertos que antes eran nuestra última reserva natural en lo que va quedando del país que nos fue heredado.

En este momento final, en el que ya tan poco importa, me pongo a pensar en lo que pasaría si alguna mano invisible prendiera fuego al cerro que sostiene el bosque donde está escondida la casa de vacaciones de nuestra presidenta. Aunque tuviera la fuerza inmoral para mandar todo ese cerro al carajo, se que ella y toda su corte de parásitos del aparente poder que genera la sumisión de los pueblos, dejarían también que se quemara, sin pestañear ni mover un dedo aunque se queme toda su colección de favores políticos almacenados.

Si ella hubiera caminado una sola vez por aquellos bosques milenarios que constituyen el patio de su casa, si hubiera respirado ese aroma natural de tierra mojada, si le hubiera puesto atención al Chucao que intenta hacerse escuchar a través de sus ventanas de termopaneles, si hubiera metido sus gordos deditos en el suelo y apretar con ellos las hojitas muertas que constituyen la tierra, hubiera corrido ella misma a salvar los bosques que ahora se están quemando.

Pero no soñemos tanto. En el campo en el que se toman nuestras decisiones, la complicación se limita a encontrar en el mundo otro lugar que poder comprar con los 8 millones de dólares que ha acumulado como “funcionario público” donde el criterio de compra se limita únicamente a la categoría de “exclusivo”.

Exclusivo.

Que excluye:

Deja afuera a todos quienes no lo pueden pagar.

Como nuestra existencia es tan corta, ninguno de aquellos miserables seres corruptos, cadáveres sin emociones pero en movimiento, tendrá jamás la preocupación de no tener un lugar paradisíaco al que escapar cuando una alergia respiratoria a la contaminación de sus pestilentes ciudades, lo haga huir a un lugar en el que no haya nadie, y pueda respirar ese aire puro, que sin saber porque, lo hace sentir lleno de una vida que no comprende ni le interesa.

_MG_0673

Ni siquiera para sus hijos.

Total, lo mismo se puede hacer en una plantación de pinos y eucaliptus, donde por curiosamente verde que se vea, en su suelo no crece el pasto y en sus ramas no se escuchan las aves que no encontraron lugar para poner un nido.

Mejor dejar que el fuego se lleve todo, que las abejas desaparezcan, voltear todo el petróleo en el mar que así sube de precio, y tratar de consumir incluso lo que no necesitamos para seguir explotando un mundo al que ya no le queda nada.

Si, ese es el camino que debemos seguir y estamos siguiendo. Así terminaremos por fin de desaparecer del huésped al que parasitamos, curando a la tierra de la enfermedad terminal llamada Raza Humana.

Basta que una sola especie bacteriana sobreviva, para que en 300 millones de años, las cosas vuelvan a estar igual que como estaban antes de que nosotros llegáramos.

Dejemos que todo se vaya a la mierda… Después de que no estemos, solo dos mil años bastarán para reponer los bosques que hoy se están quemando.

Vota por mi, te prometo que haré lo posible por acelerar nuestra extinción.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s