Un lugar en tu mente para la paz

Llevo una seguidilla de días intensos, bien poderosos y medios cuáticos. Todos buenos, obvio. He aprendido a sacarle tanto provecho a todo, que hasta las peores cosas me vienen bien para estrujarles un poco mas de crecimiento.

Hay varias consecuencias de estos procesos: Lo primero es una nariz quebrada, la frente rota y vidrios en las patas. Fue lo que tuve que pagar para perderle todo miedo a la muerte. Ahora puedo morir en paz, y a pesar de todo posible dolor, sin dolor también para nada. Lo segundo, es una replanteamiento estructural acerca de todo, con reposición de piezas, construcción con nuevos materiales, y manuales para que los puedan leer quienes quieran. Otra consecuencia de este aprendizaje es la pérdida de ganas: Pude ver la altura de la montaña y ahora se exactamente cuanto cuesta decidirse empezar a escalarla.

Todos hermosos procesos dentro de la estructura de la vida.

Se puede adoptar una forma para vivir mas tranquilo: No es necesario trabajar para diferenciarse de la competencia, sino para acercarse a uno mismo, y si eso te aleja de los demás también te acerca, porque uno se deja de andar con rodeos y desde el principio se va con las cosas claras. Además si todos nos dedicáramos a lo que nos gusta, no habrían necesidades incumplidas, siempre y cuando tu trabajo sirva para ayudar a alguien.

De repente así todo se simplifica, y aunque no se aplique a la sociedad que pertenecemos, nos sirve para vivir con nuestra propia luz a nuestro propio ritmo. Así se puede ir manejándolo todo, con confianza y sin miedo en el “pero”. Nada puede salir mal si te atreves a correr un riesgo: lo peor sería que te mueras, y eso es solo el principio de las cosas. Si ponemos un poquito de fe en la reencarnación, ¿quizá cuantas vidas ya te esté llevando el intentar conseguir tu sueño?

¿Al final que importa cuando todo importa?

Podemos hablar de relevancia, si. Pero ni siquiera el tiempo es un factor que cuenta. Los procesos están todos ocurriendo en forma simultánea aunque no les hagamos caso. Tarde o temprano nos encontraremos con las evidencias de que estamos descuidando algo y ahí debería ser cuando se altere el orden de las cosas… aunque sea solamente por su carácter de urgencia.

Toda urgencia es buena, porque requiere medidas desesperadas.

Y es en esa desesperación, en la que nos convertimos en seres capaces de romper cosas. Si es necesario, darle. Y ahí te puedes encontrar con infinitos desafíos por los que tienes que pasar si quieres eliminar un problema. Nada mas que tu determinación frente a la necesidad de solucionar algo, será la que se enfrente a las consecuencias  de haberlo solucionado costado lo que haya costado.

Por eso es bueno poner también mesura, porque si el tiempo no es un factor ¿Para que andar apurando las cosas? Al final todo converge en un mismo punto, por que hay un momento para todo.

202153_10150208890215190_2966813_o

Hay un lugar en tu mente que se llama tranquilidad y calma. No se encuentra en el campo, en el trabajo, ni en los sueños que alcanzas. Se encuentra en el lugar en el que nada importa porque todo importa, donde las cosas van ocurriendo por si solas a medida que les vayas dedicando tiempo, y por el exquisito placer de poder hacerlo porque te hace sentir mejor persona.

Ahí está lo que lo que para mi, es vivir en paz.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s