La María Poza

Recibí un encargo de un trabajo muy particular. La María Poza, la candidata favorita a Reina Mariposa del Otoño de la Región de la Araucanía, tenía que presentar una serie de imágenes de ella misma, desenvolviéndose en su territorio natural para su evaluación ante el jurado, y fue todo un tema porque les dieron un tiempo muy estrecho para la prueba. Su representante me llamó para coordinar los principales lineamientos del trabajo y llegamos a la conclusión que haríamos el trabajo durante el primer atardecer con luz solar disponible pero suave. El problema era que esas condiciones en la región durante ésta época, no son tan abundantes y en la ajetreada agenda de la María no había demasiada disponibilidad como para ajustarse a las condiciones climáticas tan variables. Pudimos encontrar una ventana dentro de una tarde cuando el pronóstico parecía adecuado, pero cuando llegó con su maquilladora y su corte, no alcanzamos a hacer nada porque se puso a llover al toque! Nos pasó dos veces, así que decidimos llevar a cabo la sesión cueste lo que cueste, incluso bajo la lluvia. ¿Que mas natural que la lluvia para una Mariposa de Otoño? A ella no le gustaba nada la idea, pero no había nada mas que hacer, estábamos en el plazo límite y había lluvia anunciada para toda la semana. Listo, se hace. Llegó de nuevo el viernes en la tarde. Habían nubes y hartas, de esas nubes negras que sabes que traen carga. Preparamos todo para lo peor, había que trabajar rápido. Decidimos una planta con flores blancas para resaltar y destacar sus colores, así que montamos el estudio, y cuando estaba todo listo, TATE QUE SE ASOMA EL SOL. Listo, empezamos!!. Ella al principio estaba muy nerviosa, no quería mirar a la cámara, y necesitábamos esas tomas para conectarnos con la audiencia. Así que le recordamos que la idea era conseguir tomas lo mas natural posible, y ella muy profesional entró completamente en su papel de Mariposa Otoñal… incluso se atrevió a sacar néctar de una flor en una forma que me pareció bordeando lo insinuante. Nos entretuvimos haciendo las fotos del espía, que plantea una realidad de observación oculta y disimulada. Para eso ella tuvo que esconderse en la profundidad del follaje donde su silueta competía con las sombras generaban las hojas. Todo esto en 10 intensos minutos. Con la llegada del viento supimos que se nos había acabado el tiempo y a guardar todo. Alcanzamos a terminar justo antes de que se nos viniera el agua. Ayer me llamó la María, presentó las fotos y se llevó casi todos los aplausos, por lo visto es uno de las mejores sesiones que se presentaron. Es fácil hacer un buen trabajo cuando son todos profesionales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s