Tiempo

Semimedio desperté sin dormirme ni despertar. No intenté controlar el sueño, no había necesidad, pero su naturaleza era tan asombrosa que lo prolongué por todo el tiempo que me fue posible, incluso después de despertar, retomar después, y continuar el día en el.

Ella era una muchachita joven, pero seguramente el ser mas bello que he visto en mi vida. Pienso que tendría unos 17 años, porque sabía que era menor de edad, pero había en ella una maestría y una sabiduría práctica que hacía de su edad algo irrelevante. Era una gran maestra y una poderosa guardiana de algún misterioso pero doméstico mecanismo de transporte que utilizábamos según sus instrucciones para viajar a través de contenedores de agua. Sólo había que sumergir la cara bajo el agua para comenzar el viaje, y el resto del cuerpo le sigue después al terminar de sumergirse. Viajábamos por distintas misiones, juntos o con mas personajes, por distintos escenarios haciendo distintas actividades ahora digo, paranormales.

Estábamos juntos y enamorados, en una forma muy pura de amor sin deseos ni exigencias. Yo la amaba con profundidad completa, pero no necesitaba nada de ella. Ella junto a mi, se dedicaba a sus propias emociones y procesos, sin alterar los propios ni los ajenos. Estaba presente, en su propio mundo junto al mío, y no sentía ansiedades de ningún tipo por estar mas cerca de ella. Compartíamos el mundo y eso bastaba. A pesar de que cada cierto tiempo ella aparecía junto a mi para amarme con una ternura sin barreras, no hubo en ningún momento un componente sexual que nos uniera. Para nosotros el amor era tan natural que las edades eran totalmente irrelevantes. Yo imaginaba que tendríamos unos 15, 17 o 20 años incluso de diferencia, pero para nosotros eso carecía completamente de importancia.

Mientras viajábamos por el agua en nuestras distintas misiones limpiando las malas energías que estaban estancadas, pensé en sus padres, en la sociedad reprobatoria y decidí quitarme 10 años de mi vida. Para quienes no entiendan nada del amor, sería mas fácil aceptar una diferencia de 7 que de 17. Cambié mentalmente mi año de nacimienti y descubrí que al nada haber cambiado, ya todo había cambiado.

Siendo imposible ya recuperar con facilidad el sueño que ya se terminaba, me fui despidiendo de esa realidad tan propia y tan inventada, diluyendo en las brumas de la inconsciencia el recuerdo de la pureza y realidad de un amor incondicional sin límites ni barreras.

Finalmente ya despierto, y con 10 años menos, descubrí que nada había cambiado, que todo había cambiado.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s