Confesión. 

el

Se que durante la meditación sólo se debe poner atención a la respiración, pero resulta que es el momento en el que mejor pienso. Hay una claridad tan perfecta, que las limitaciones, problemas, dudas y trabas comienzan a solucionarse por si mismos. 

No, no puedo decir que he meditado, y a pesar de que invierto dos horas diarias en ello, tampoco que lo he intentado tanto. Lo que si puedo decir, es que existe un valiosísimo tiempo que ocupo durante el día para estar conmigo en absoluta armonía con todos mis pensamientos. 

Cada uno a su propio ritmo. 

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s