La chinita que no voló.

el

La encontré bien mal ubicada dentro de la casa y pensé en que sobreviviera. Así que la tomé en la mano y la llevé a la ventana. Con ese paisaje de fondo imaginando la asombrosa aventura que le esperaba le dije,  “tienes que volar” y soplándola de mi mano no voló. Se sacó la CHUCHA hasta el suelo rebotando con el techo. Me dio tanta risa que estando tan equipada para volar se haya agilado tanto. Tomé por conclusión que no estaba tan preparada. Pero como soy atento de las señales, voy a empezar a prepararme mejor para volar cuando a mi me toque hacerlo.

 

Nota del autor: La chinita de la foto, es otra chiquilla que encontré por ahí mal ubicada a la que después de haberla jorobado un kilo para que se quedara en mi dedo, la dejé en la cortina y le dije:

– Tu puedes quedarte en la casa si quieres. Te pido perdón por haberte molestado.

¿Tienes algo para decirme?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s